#Vivo: Una película de zombies poco ambiciosa

¿Qué tal si le encargamos a Corea del Sur más películas en el futuro cercano? La emoción llega esporádicamente en “#Alive” (#VIVO) de Il Cho, una película de zombis que se destacaría mucho más si tuviera tan solo un poco de personalidad, o un giro para agregar a la tradición cinematográfica de los apocalipsis zombis. #VIVO toma el lugar que dejó vacante PENINSULA con su gran presupuesto y llega a Netflix con menos en juego, menos presupuesto y más íntima por diseño.

A pesar de una descripción identificable de un hombre en cuarentena por un virus mortal, son los zombis cubiertos de sangre en #VIVO los que son mucho más divertidos de ver.

Jun-u (Ah-in Yoo) es un holgazán de 20 años que se despierta con un apartamento vacío y una nota de su madre. Necesita salir al mercado porque tienen poca comida. Bien, tal vez lo haga después de unas cuantas horas jugando en línea. De pronto comienza el brote de zombis, gente “agresiva” atacando a la histeria masiva no infectada que él puede ver a gran altura desde su balcón. Su primer encuentro con un extraño en medio de todo este caos no va bien. El tipo ha sido mordido. Lo vemos sacudirse, sangrar por los ojos y sufrir un espasmo en un ataque completo de “CEREBROS”, gracias a una edición inteligente.

Un último mensaje de voz de su familia le dice: “Solo haz lo que dicen en la televisión” y “Solo asegúrate de tener suficiente comida y agua para sobrevivir durante 60 días”.

#VIVO es una de esas películas de zombies que simplemente ve el apocalipsis como una prueba sobre cómo buscar esperanza; a veces luchan con ella, especialmente porque a menudo tienen que luchar contra las hordas de zombis que se les acercan. Pero fiel al sentimentalismo de la historia, las buenas noticias a menudo vienen con una sincronización demasiado conveniente.

Desgraciadamente “#Alive”, tiene una premisa extremadamente similar a la superior película francesa de 2018 “The Night Eats the World” y es la principal razón del porque no la pude disfrutar como otras personas. Los estallidos de acción que algunos podrían llamar inspirados son decepcionantes, como una escena anticlimática en la que un zombi cuelga en el costado de un balcón, golpeando un molesto dron comandado por Jun-u.

#VIVO es una película construida para expectativas bajas, y sí lo aceptas desde un principio puede que la disfrutes. Cuando buscas algo a lo que aferrarte, no es divertido cuando una película te confirma constantemente que esto es todo lo que hay.

#VIVO no es una película de zombies particularmente ambiciosa, predecible, pero suficientemente satisfactoria.