Spree: una extraña tesis sobre el papel de los influencers y su popularidad

Spree, película dirigida por Eugene Kotlyarenko, es una sátira gore sobre el impacto de las redes sociales y la interacción, poco sana, entre influencers y seguidores.

Los influencers son un grupo de personas que suben contenido, casi diariamente, con el fin de conseguir seguidores y crear una especie de marca, a tal grado de convertirse en la sensación del momento y obtener numerosas promociones. Sus publicaciones, por lo general, se basan en entretener a sus espectadores a partir de momentos hilarantes o poco comunes.

Los seguidores de estos influencers, están constantemente encima de ellos, llegando al punto de exigir que realicen actividades que, por lo regular, no harían.

La historia gira en torno a Kurt Kunkle (Joe Keery de Stranger Things), mejor conocido como KurtsWorld96 en el mundo del internet. Para saciar su necesidad de atención, Kurt está dispuesto a quebrantar lo moralmente correcto y romper algunas leyes, con el fin de convertirse en la sensación de las redes sociales.

El tema es digno para el análisis, en lo personal, lo relacione mucho con el trastorno histriónico de la personalidad, en el que la persona busca tener la atención total usando una forma de hablar dramática, con constantes cambios de humor; una mentalidad muy marcada y son dependientes de las personas, se deja influir por ellas. Sería interesante que ustedes puedan verla de la misma manera.

La narrativa empleada es algo que se ha utilizado en los últimos años, la famosa cámara en primera persona, siendo Spree quien lleva a otro nivel este recurso, aunque, después de un tiempo, se siente agotador, no sabes a qué dirección fijar tu atención y puede resultar frustrante.

La ambigüedad puede ser otro aspecto que podría quitarle puntos a la experiencia de ver Spree, ya que ciertos datos proporcionados en el filme, de repente los dejan varados, sin solución alguna, todo dependerá de lo exigente que eres con la continuidad.

El guión es muy bueno, tiene unos diálogos que son intrigantes y algo filosóficos, vemos cómo nuestro personaje principal está en una especie de odisea para descubrir su propósito en la vida, usando una comedia satírica para conectar con el público, además de contar con escenas subidas de tono para crear impacto.

La enigmática actuación de Keery como Kurt Kunkle te mantiene atrapado, logra cargar con la película en sus hombros, entregando un trabajo digno de reconocer, llegando a sentir un poco de empatía, a pesar de la violencia que empieza a invadir su ser.

Al final, nos demuestra la morbosidad que la gente tiene sobre los influencers y sus actos, viralizando sus contenidos, llegando al grado de enaltecer sus imágenes como celebridades.

Spree no es para todos, algunos sentirán que es algo más del montón de las películas filmadas en primera persona, incluso la catalogarán como algo sofocante de ver, pero para otros, será una historia que logra enseñarnos el mundo de los influencers, sobre la necesidad de tener la atención de todo el mundo, sin importar los riesgos que se deben tomar para obtener más y más seguidores. Lo que si es seguro, es que invita al espectador a reflexionar sobre el mundo de las redes sociales, tal y como el siguiente diálogo, el cuál hay que profundizar:

“Si no te estás documentando, simplemente no existes”.

Para todos los que no lo conocen, el es Kurt y Spree es su odisea que nos hará cuestionarnos: ¿Qué tan lejos llegaremos para conseguir popularidad?

Avance subtitulado de Spree

Fidel Mancilla
En la actualidad soy estudiante de comunicación y periodismo en la FES Aragón, tengo 20 años, he colaborado en diversos proyectos para festivales de cine. Dirigí y escribí el cortometraje "Últimos Momentos" que se proyecto en el Festival Internacional de Cine del CCH "Cecehachero Film Fest". Mi más grande meta es ser director de cine.