miércoles, julio 28, 2021
Redacciónhttps://lomioes.com/
Noticias, reseñas y novedades del mundo del cine, la televisión y el internet.

Últimas Noticias

‘I’ll Be Gone In The Dark’ explora las consecuencias de cazar obsesivamente a un asesino serial

Los votantes de los Emmy pueden tener un estremecimiento involuntario al estudiar detenidamente a los posibles nominados en las categorías de documentales. Abundan historias de asesinos en masa y crímenes sobrenaturales: John Wayne Gacy, la familia Manson, el acosador nocturno Richard Ramirez, el asesino en serie australiano conocido como Night Caller y el Asesino de Golden State en I´ll Be Gone in the Dark.

La mayoría de esas series encajan perfectamente en el nicho del crimen real, pero “I´ll Be Gone in the Dark” representa una excepción. Sí, la serie documental de HBO explora cómo el asesino de Golden State Joseph James DeAngelo fue finalmente detenido después de décadas eludiendo ser identificado. Pero lo hace a través de la perspectiva de la talentosa escritora y detective amateur Michelle McNamara, quien se obsesionó con rastrear al misterioso asesino y le dio su memorable apodo de tres palabras (Golden State Killer).

La nominada al Oscar Liz Garbus fue la productora ejecutiva de la serie. Ella es uno de los cuatro directores acreditados, junto con Myles Kane, Josh Koury y Elizabeth Wolff.

“Liz y yo, y los otros directores, y todo el equipo de cineastas realmente rechazamos la etiqueta de que esta es una serie de crímenes reales”, dijo Wolff en una entrevista. “No queríamos encasillarnos en eso”.

Michelle McNamara murió repentinamente en 2016 mientras escribía I’ll Be Gone in the Dark, su libro que detalla el esfuerzo por resolver el caso del Golden State Killer. Una autopsia reveló que sufrió una sobredosis accidental de medicamentos recetados, incluidos fentanilo y Xanax, medicamentos de los que aparentemente se volvió dependiente mientras se enfrentaba a las fechas límite de entrega y la carga de sumergirse en un material tan sombrío. McNamara figura como productora ejecutiva de la serie, al igual que su viudo, el actor y comediante Patton Oswalt.

McNamara obtuvo su contrato de libro después de publicar un extenso artículo sobre el asesino del Golden State en Los Angeles Magazine en 2013. En ese momento, las autoridades sólo sabían p que un agresor desconocido había cometido 50 violaciones y 13 asesinatos entre 1976 y 1986, aterrorizando a una parte de California.

En su artículo, McNamara escribió: “Soy una especie de detective autodidacta… Si se quiere resolver este caso abandonado, es posible que se deba al trabajo de detectives ciudadanos como yo (y un puñado de detectives de homicidios) que analizan y teorizan, con la esperanza de descubrir esa pista que convierta todos los callejones sin salida en un rastro, el único detalle que nos pondrá cara a cara con el psicópata que ha ocupado tantas de nuestras horas de vigilia y nuestros sueños”.

McNamara nunca identificó a DeAngelo como el asesino antes de su muerte, pero revisó caja tras caja de archivos de investigación, trabajó con detectives, activos y retirados, que habían tratado de resolver el caso, y presionó la necesidad de estudiar la genealogía genética para concretar la identidad del asesino. Fue ese nuevo tipo de técnica forense, la construcción de un árbol genealógico a través de perfiles de ADN cargados en sitios como 23andMe, lo que finalmente llevó a la captura de DeAngelo.

Entre las fuentes policiales de McNamara se encontraba el investigador retirado de casos sin resolver Paul Holes. En una entrevista de Los Angeles Times publicada el lunes, Holes descartó el papel de McNamara en el arresto del asesino.

“Teníamos un grupo de trabajo en marcha mucho antes de que Michelle se enterara del caso, y su participación en el caso no nos hizo trabajar más duro, ni ninguno de nosotros prestó atención a lo que estaba en su libro”, le dijo Holes al periódico. “Michelle llamó la atención sobre el caso, pero no hizo que el caso se resolviera [o que] se resolviera más rápido”.

Holes le dijo al Times, “Michelle y yo éramos muy unidos”, y en el documental él se muestra mucho más agradecido por sus contribuciones. Otros funcionarios encargados de hacer cumplir la ley entrevistados en I’ll Be Gone in the Dark describen a McNamara como poseedora de instintos de investigación de primera clase.

Cuando se le preguntó a Wolff si cree que el caso del asesino de Golden State se habría resuelto sin los esfuerzos de McNamara, hizo una pausa y respondió: “Esa es una pregunta incontestable, pero creo que la cantidad de atención de los medios que pudo atraer a esto, cuántos ojos leyendo sobre el Asesino de Golden State, cuántas personas estaban hablando de él después de su artículo en la revista LA, y luego su libro, ciertamente presionó [a las fuerzas del orden], lo admitieran o no, pero ciertamente se mantuvo lo suficiente como para que fuera un caso relevante y valioso al que dedicarle recursos”.

Una cosa es segura, que la investigación de los escalofriantes crímenes del Asesino de Golden State llevó a McNamara a un lugar siniestro del que no pudo salir. En un sentido incómodo, se convirtió en otra de las víctimas de DeAngelo.

“Había sobrecargado su mente con información con implicaciones muy oscuras”, dijo Oswalt al New York Times en 2018, poco antes de la publicación póstuma del libro. “Está tan claro que el estrés la llevó a tomar malas decisiones en cuanto a los productos farmacéuticos que estaba usando”.

Al hacer la serie documental, los realizadores también se enfrentaron a la exposición diaria a temas e imágenes inquietantes.

“Desde los primeros días de la producción, tuvimos una conversación bastante abierta y honesta sobre las realidades del trauma secundario y lo que significaría para muchos de nosotros sumergirnos en el fondo del asesinato y la violación, pero también la historia psicológica de Michelle.”, comparte Wolff. “Fue realmente, realmente un proyecto oscuro. Tendríamos que decir: ‘Está bien, necesito un día. Déjame trabajar en algo que sea más alegre’ o,’ Voy a dar un paseo’. Nuestras oficinas estaban en el centro de Brooklyn, justo al lado de Brooklyn Bridge Park, y había muchas veces en las que simplemente decíamos: ‘Está bien, estaré de vuelta en una o dos horas. Tengo que ir a tomar un poco de aire fresco. Tengo que pensar en otra cosa’, porque es un lugar oscuro y te pesa”.

Con información de Deadline.

Redacciónhttps://lomioes.com/
Noticias, reseñas y novedades del mundo del cine, la televisión y el internet.

Últimas Noticias

Reseñas