Síguenos

Reseñas

Ver o no ver ‘Ruido’ en Netflix

Si el objetivo de Natalia Beristain con ‘Ruido’ es arrancarnos el corazón, considéralo hecho.

Publicado

en

Ver o no ver Ruido en Netflix

Ruido, ya disponible en Netflix, dramatiza la terrible experiencia de una mujer a raíz del probable secuestro de su hija. La veterana cineasta Natalia Beristain coescribe y dirige la película, la contrapartida ficticia de su documental Nosotras de 2019, sobre el feminicidio endémico en México.

Ruido es un drama apasionante, ingeniosamente concebido y magníficamente interpretado, sobre un problema de la vida real que abarca temas sociales, personales y políticos; la película corre el riesgo de perderse entre la avalancha de contenido persistente de Netflix, así que aquí hay una súplica para que eso no suceda.

¿De qué trata Ruido?

Conocemos a Julia (Julieta Egurrola) en un primer plano extremo. Tiene un rostro expresivo, pero cansado. Hace nueve meses, su hija Gertrudis, de 25 años, desapareció. La vida de Ger apenas comenzaba. Estaba de vacaciones con amigos; ella estaba allí en un momento, se había ido al siguiente.

Publicidad

Comprensiblemente, puso a Julia en picada. Las interacciones con las autoridades solo aumentan la pesadilla. Ella y el padre de Ger, Arturo (Arturo Beristain), llegan a la estación de policía para identificar potencialmente el cuerpo de Ger, pero hay cierta confusión: el cuerpo no tiene un tatuaje en el antebrazo como el que tiene Ger. El encargado que trata con ellos es grosero y desatento. Conocen al nuevo tercer fiscal del caso, que parece distraído, con exceso de trabajo o sin interés.

En casa, Arturo confiesa: Deseaba que el cuerpo fuera el de Ger. Al menos lo sabrían. Están atrapados en el limbo de la incertidumbre. Julia se hace un tatuaje como el de Ger. Ella asiste a un grupo de apoyo cuyos miembros se sientan en un círculo y comparten sus emociones y bordan homenajes a sus familiares desaparecidos.

Ruido Película de Netflix

Lo que le pasó a Ger es sorprendentemente común en México. Las mujeres jóvenes son secuestradas y traficadas o asesinadas por afiliados de los cárteles de la droga; no cuentes con la  policía y el gobierno como una opción para terminar con el problema. Son corruptos, ineptos, indiferentes, sin fondos suficientes, se hacen de la vista gorda o una combinación de todo.

Publicidad

Sucede tan a menudo que las mujeres jóvenes se reúnen en las calles para protestar. Julia observa mientras gritan, corren y cubren la plaza con arte de protesta.

En el grupo de apoyo, Julia conoce a Abril (Teresa Ruiz), una periodista que escribe sobre la epidemia de secuestros. Abril la lleva con un abogado que podría ayudarlos a encontrar a Ger. Obtienen una pista y toman un autobús hasta una estación de policía; piden ver la morgue y son bienvenidos, excepto que ha estado descompuesta durante meses.

Un policía los lleva a un semirremolque estacionado debajo de un paso elevado. Es un barracón apilado lleno de cuerpos. Julia entra y vomita. Luego, se para frente a un cajero automático y puede oler la muerte en su ropa. Saca un fajo de billetes y se lo da al policía, quien dice, oye, al menos no la encontraste. A continuación, vemos a Julia en medio de una pesadilla surrealista: está afuera, al sol, al pie de una colina, y abre la boca para gritar y no sale nada, solo silencio.

Publicidad

Egurrola expresa intuitivamente sentimientos de dolor, desesperación, frustración y confusión sin recurrir a la histeria.

Ruido de la directora Natalia Beristain.

¿Debo ver Ruido?

El viaje de Julia la lleva a burdeles y refugios, hurgando en los campos con grupos de búsqueda, bajando a búnkeres abandonados para descubrir restos de ropa y restos carbonizados de mujeres que fueron asesinadas, abandonadas y quemadas. Encuentra una segunda familia entre las muchas, muchas personas que buscan respuestas a las mismas preguntas que la atormentan; la instan a unirse a ellos mientras escuchan música y baile, un momento de ligereza necesaria entre tanta desesperación.

La directora Beristain equilibra cuidadosamente la carga contextual y emocional de ‘Ruido’, perfeccionando un poderoso retrato de la corrupción sistémica, la podredumbre moral y la angustia de los impotentes. Una de las claves del drama absorbente y poderoso de la película es la actuación de Egurrola, que existe en el espacio etéreo entre el deseo de cierre de Julia y la necesidad de hacer algo además de sumirse en su dolor, algo constructivo, algo dentro de una comunidad en lugar del aislamiento.

Publicidad

Julia está haciendo todo lo posible por aferrarse a la esperanza a pesar del tedio paralizante de su dolor, aunque su viaje a veces es alucinantemente angustioso; conduce a una secuencia final apasionante, un ensueño extraño y horrible ejecutado con considerable precisión técnica por Beristain. Es un momento visualmente llamativo, pero emocionalmente, es frustrantemente ambiguo. También es demasiado apropiado.

Avance de ‘Ruido’

Publicidad

Copyright © 2022