Uncut Gems: Una brutal experiencia en una industria que teme experimentar

Uncut Gems, dirigida por los hermanos Safdie y protagonizada por Adam Sandler, fue reconocida con tres galardones en la pasada entrega de los Independent Spirit Awards: Mejor Director, Mejor Actor y Mejor Edición. La película puede encontrarse en Netflix bajo el título Diamantes en Bruto.

New York se ha convertido en uno de los escenarios favoritos de los realizadores estadounidenses para narrar sus historias. Quizás sea por los notarios contrastes entre sus barrios, desde las desoladoras y peligrosas calles del sur del Bronx hasta las inmaculadas y cosmopolitas edificaciones en el Upper East Side en que los más ricos desarrollan sus vidas cotidianas, o quizás sea por su gran diversidad de habitantes en que cada minoría puede verse representada. Lo cierto es que no hay una palabra exacta para definir las historias que New York es capaz de contar ya que es un personaje en sí misma, con tantas facetas como cineastas dispuestos a explorarlas.

Muchos de nuestros cineastas favoritos nos han entregado romances imposibles con la Gran Manzana como testigo de ese fuerte amor. Otros han decidido mostrar la crudeza de sus barrios más pobres con poderosos dramas que denuncias todas esas inequidades sociales que aún continúan vigentes. Un puñado, por el otro lado, han encontrado en la ambición desmedida el punto de inicio para relatos sobre los excesos y las dolorosas caídas de aquellos cuya su fortuna material define su personalidad. Unos más han preferido mostrar frenéticas persecuciones dentro de una ciudad que pareciera no dormir en lo absoluto.

Los hermanos Josh y Benny Safdie pertenecen a este último grupo. Oriundos de New York, los Safdie han encontrado en situaciones relativamente cotidianas una fuente de tensión absoluta como demuestran en su largometraje más reciente Uncut Gems (2019), una pequeña joya en bruto que nos recuerda que, en efecto, Adam Sandler es un intérprete mucho más versátil de lo que damos crédito por encontrar una zona de confort en comedias mediocres.

Howard Ratner (un Adam Sandler prácticamente irreconocible con su barba de candado y vestuario extravagante) podría ser la definición de hombre exitoso por la prosperidad de su joyería en el Diamond District de Manhattan. Sin embargo, mucho más allá de las apariencias, Howard está a punto de perderlo todo: su familia está fracturada por su relación extramarital con su empleada Julia (Julia Fox) y su adicción a las apuestas lo ha llevado a contraer una deuda considerable con su cuñado Arno (Eric Bogosian), la cual se rehúsa a pagar para continuar buscando esa combinación en un partido de basquetbol que lo convierta en un multimillonario. Su última esperanza para ganar una fuerte cantidad de dinero, y quizás saldar sus deudas, tiene forma de un raro ópalo negro… Mismo ópalo negro que captura la atención de Kevin Garnett, power forward de los Boston Celtics en 2012.

Para el espectador promedio, acostumbrado a secuencias veloces y protagonistas con alguna cualidad redimible, Uncut Gems puede resultar una cinta sumamente pesada por su construcción pausada donde lo único veloz en la trama es la rapidez con la que Howard puede hablar con ese acento tan extraño. No obstante, quienes deciden permanecer después de su primer acto del guion de los propio Safdie con su colaborador frecuente Ronald Bronstein pronto se ven recompensados con una vertiginosa trama que encuentra situaciones relativamente cotidianas como fuentes de angustia constante para el espectador por la explosiva personalidad de Howard y los silencios incómodos dentro de la cinta, llenados por instantes con una inquietante pieza musical que parece repetirse en escenas claves. Uncut Gems se transforma entonces en la estrepitosa y descontrolada caída libre de Howard, donde cada acción que parece evitarla simplemente la hace más dolorosa.

Mucho se ha hablado del trabajo de Adam Sandler en la cinta, interpretación que lo ha llevado a ser elegido como Mejor Actor en los Independent Spirit Awards, la National Board of Reviews, el Oklahoma Film Critics Circle y la St. Louis Film Critics Association, así como recibir numerosas nominaciones por otras asociaciones e instituciones dedicadas a celebrar el cine independiente estadounidense. Sin embargo, su actuación fue ignorada por las principales ceremonias de premios y pronto lo veremos cumplir su amenaza de desarrollar una comedia aún más terrible que la última que estelarizó. Por eso, no hablaremos más de lo que ya se ha hecho en cada reseña de Uncut Gems porque es cierto: Adam Sandler es brillante en cada segundo que pasa en la piel de Howard Ratner.

No obstante, Howard no existe en un ambiente insolado. Los momentos en que Ratner demuestra su humanidad son precisamente en esos en que convive con aquellos que tienen una mayor presencia en su vida. Howard no tiene amigos cercanos y lo más parecido a ello es su asistente Demany, a quien Lakeith Stanfield le otorga una quieta autenticidad que puede pasar desapercibida ante la fuerza de Sandler. Sin embargo, las interacciones entre ambos permiten explorar una complicada relación entre un jefe al borde de un colapso y un empleado que no parece tener otra opción más que soportarlo. Pero son las mujeres en la vida de Howard quienes lo hacen mostrar su lado más frágil, eso que permite que el espectador empatice con él, aunque sea por algunos momentos: tanto Dinah (Idina Menzel), la infeliz y poco satisfecha esposa de Howard como Julia muestran las frustraciones y sensibilidades que Howard tanto intenta cubrir con su bocaza.

Inquietante y fascinante, con una fotografía, ritmo, vibra y uso de pistas musicales reminiscentes a Taxi Driver (Martin Scorsese, 1978), Uncut Gems es una experiencia brutal dentro de una industria que ha temido experimentar con historias poco convencionales y personajes desagradables, olvidando por completo ese espíritu del New Hollywood liderado por Coppola, Scorsese, Altman e incluso Spielberg. A diferencia de muchos realizadores de su generación, los Safdie no parecen tener miedo de crear esta clase de tramas cada vez más inusuales pese a la familiaridad de su escenario. Me pregunto si los hermanos son tan multifacéticos como New York, esa ciudad que los vio nacer y que han elegido usar como escenario de sus historias. Supongo que el tiempo nos dará la respuesta…

Avance subtitulado de Uncut Gems

La Xime
Tan solo he pasado 25 años perfeccionando el arte de ser un remedo de escritora. Perdidamente enamorada del cine y la televisión, si no tengo un lápiz en la mano seguramente estoy twitteando opiniones poco populares.