The Mauritanian: el olvidado de los premios Oscar

Nada es perfecto en el mundo, pero por encima de todo recoveco político, ideológico, o social, cuando un film cuenta una historia, lo que busca es mostrar el lado humano de un hecho. Es por ello que The Mauritanian pasó a ser la película olvidada de los premios Oscar de este año.

El film fue estrenado el pasado 12 de febrero, con una gran aceptación por parte del público y los críticos de cine. Cuenta además con la dirección del escocés Kevin MacDonald, ganador del Oscar por la película “El último rey de Escocia”, con guion a tres manos por MB Traven, Rory Haines y Sohrab Noshirvani.

La producción significa además el regreso a la gran pantalla de la oscarizada actriz Jodie Foster en un rol poderoso como la abogada de la vida real Nancy Hollander, y teniendo en el reparto al también nominado al Premio Oscar Benedict Cumberbatch.

The Mauritanian contó además con dos nominaciones al premio Globo de Oro para los actores Tahar Rahim como Mejor Actor de película de drama, y para Jodie Foster como Mejor Actriz de reparto en un film de drama, logrando la estelar Foster llevarse el galardón en la reciente edición de los premios.

La película narra la travesía de Mohamedou Ould Slahi, preso en Guantánamo, para demostrar su inocencia y poder salir libre. Lo poderoso de la historia es que Slahi no es un personaje de ficción sino de la vida real. Este hombre estuvo preso sin cargos ni juicios en una especie de intrincado sistema judicial, y cuando finalmente llevó su caso a juicio tuvo que convencer a toda una lista de personajes sobre su inocencia, ya que sobre él no había pruebas que lo involucraran con el atentado a las torres gemelas.

Pero el reto de Slahi en realidad fue íntimo, con su fe y su espíritu, encerrado en un espacio vacío que lo pudiera llevar a un limbo. Puertas afuera de Guantánamo fue una abogada estadounidense quien asumió su caso, Nancy Hollander.

Inspirado en el libro autobiográfico de Mohamedou Ould Slahi “Diario de Guantánamo”, MacDonald logra cruzar ambos universos; tanto el dolor estadounidense luego del atentado a las torres gemelas como una herida abierta, como la fragilidad de un hombre condenado prácticamente por su procedencia.

MacDonald no se agarra de recursos audiovisuales nuevos, sencillamente permite que el público capte la historia y la dimensión que tiene. Es mirar el desparpajo de la abogada Nancy Hollander y luego su transición hacia una visión humana de su profesión, más allá de sus propios dogmas, mientras que todo lo contrario por parte del fiscal interpretado por Cumberbatch, quien deberá fortalecer sus dogmas personales para mantenerse ileso en el ámbito profesional.

El reto será llegar a la verdad, y cuando la encuentren se darán cuenta de una persona de carne y hueso que ha vivido el más horrible de los maltratos y que sin embargo mantiene intacta su esperanza.

Muchos creemos que los personajes idealistas solo existen en el cine, pues no, muchos de los héroes de ficción se nutren de la experiencia de los héroes reales, aquellos que sobre todas las cosas mantienen a salvo su alma.

PD: Si te gustó esta reseña puedes colaborar a través de mi patreon para poder seguir brindándote una orientación previa sobre las películas.

Avance de The Mauritanian

Karla Pravia
Soy Lic en Comunicación Social mención periodismo impreso. Me especialicé en escritura creativa, escritura de guion y estudios en dirección de cine.