miércoles, septiembre 22, 2021
Ale Vega
Intenseo con las cosas que me gustan y el cine es de las que más, así nacieron mis ganas de escribir acerca de buenas películas.

Últimas Noticias

Sin Señas Particulares le pone rostro a los miles de desaparecidos en México

Nominada a 16 categorías del Premio Ariel 2021 incluyendo Mejor Película y Mejor Directora, Sin Señas Particulares busca sensibilizar a la audiencia sobre las vidas humanas detrás de las cifras de desaparecidos en México.

Hay una reciente ola de cintas llevadas a cabo en México que buscan enfocarse en la violencia que se expande por el país cual cáncer. Ese horror proveniente de los grupos armados y los sicarios, que en un principio se daba en ciertos estados, gana terrenos y ventajas, comiéndose a una población a la que le sobra miedo y le faltan autoridades competentes. Siendo un tema urgente que ya no puede permanecer en las sombras, nuestro cine tiene a bien presentarlo, tanto a manera de documental como de ficción, de la mano de directores de gran talento como Julio Hernández Cordón, Carlos Pérez Osorio, Alberto Arnaut y Everardo González, por mencionar algunos.

En el caso de Sin Señas Particulares, este delicado contexto está filmado por la realizadora guanajuatense Fernanda Valadez, quien además coescribió el guion con Astrid Rondero, y fungió como productora y editora. La directora nos cuenta la historia de Magdalena (Mercedes Hernández), una madre cuyo hijo se encuentra desaparecido, al marcharse de su hogar con el propósito de migrar a Estados Unidos. Al no tener noticias suyas después de un tiempo considerable, esta mujer decide ir en su búsqueda utilizando los pocos recursos con los que cuenta. Será un viaje en el que se enfrentará a múltiples limitantes, a través de una inoperante burocracia y mucha información censurada, y la única luz en el camino serán un migrante al que han devuelto al país (David Illescas) y un testigo (Manuel Campos) que viajaba en el mismo camión que su hijo.

Si bien Sin Señas Particulares pudiera haberse valido de su trama para presentar escenas cruentas o explícitas, la realidad es que nos encontramos ante un ejercicio que nace a partir de la empatía hacia las personas oprimidas por un sistema que, más que hacer su trabajo, hacen lo posible por frenar cualquier investigación. La cinematografía de Claudia Becerril nos muestra esta terrible realidad en escenarios verdes, iluminación natural y silencios. Entre el agua que cae y la maleza también observamos close ups de los rostros protagonistas, y es en estas tomas que encontramos lo cálido y humano de la película, cuya función parece ser la de mitigar la desesperación de un objetivo que se siente inalcanzable. Por otro lado, aquellas partes en las que aparecen sicarios y víctimas también son encuadradas de manera sensible y decorosa, dando la información suficiente sin necesidad de utilizar crueldad desaforada.

Sin Señas Particulares es un desarrollo que nació del cortometraje de la directora titulado ‘400 maletas’, que en su momento también tuvo una nominación en los premios Ariel. Para crear sus diálogos, Valadez empezó a investigar acerca de la desaparición forzada desde el 2011, y conforme avanzó en ella se dio cuenta de que el problema ya no era exclusivo de ciertas zonas, que se convertía en vorágine. Encontró tiempo después la nota acerca del sobreviviente de un camión secuestrado, así como las noticias de las masacres de San Fernando y las desapariciones de migrantes en Guanajuato, y esos elementos fueron dándole forma a una película que sorprende al público nacional por lograr una filmación que se precia de ser bella a pesar de la terrorífica realidad que aborda. Esta misma gran impresión ha dejado en destacados festivales de cine como el de Zúrich, San Sebastián, Sundance y Thessaloniki.

Así es como Sin Señas Particulares entra a este grupo de cintas que realizan la importante denuncia de demasiados padres tratando de hacerle justicia a sus hijos, de protegerlos, de encontrarlos, y todas las penas que tienen que pasar mientras llega algún rayito de esperanza. Sabiendo que sería imposible señalar solamente a un villano, Fernanda Valadez nos otorga la oportunidad de verlo representado con la forma de un diablo, al mismo tiempo que nos da las armas para comprender que ese ente maligno viene del desinterés, de la inseguridad, de un sistema roto y robado, y de clanes que extienden los brazos cual pulpos para adueñarse de todo. Sin embargo, entendemos también que lo mejor que podemos hacer como ciudadanos es darnos la mano y ponernos en los zapatos del prójimo, que la poca o mucha defensa que nos sea posible erigir sólo puede provenir de la comprensión y la compasión.

 

Avance de Sin Señas Particulares

Ale Vega
Intenseo con las cosas que me gustan y el cine es de las que más, así nacieron mis ganas de escribir acerca de buenas películas.

Últimas Noticias

Reseñas