Reseña: Infierno en la Tormenta tiene una fórmula simple pero efectiva

Infierno en la Tormenta (Crawl) es una sorprendente sorpresa que aprovecha los miedos e instintos más primarios que brotan en un ser humano cuando se trata de sobrevivir el ataque de un animal más grande y mortal. Cuando uno busca la razón detrás de este bien logrado thriller, la encuentra en el nombre del director: Alexandre Aja.

Infierno en la Tormenta tal vez es un reto menos excéntrico para el director de películas sangrientas como Piranha 3D (2010) y Las Colinas tienen Ojos (2006). Su enfoque aquí es el suspenso y la tensión, aunque eso no quiere decir que no tengamos momentos desagradables, después de todo esta es una película al estilo de “cuando los animales atacan”.

Si, la premisa es claramente simple, pero extremadamente efectiva: Un monstruo en un escenario hogareño acecha a una estudiante universitaria (Kaya Scodelario) que es una hábil nadadora – eso le vendrá bien en un futuro – atrapada entre los elementos naturales y una casa que de a poco se llena de voraces caimanes.

Infierno en la Tormenta no hace mucho por convertir a Florida en un sitio que desearías visitar, convirtiéndola en la Isla Nublar si estuviéramos viendo Jurassic Park.

Sin revelarte mucho de la trama, Aja hace un hábil uso del sentimiento de claustrofobia producto de estar atrapado sin salida, al igual que del miedo de no tener saber lo que te rodea en la oscuridad o en el agua que cubre la mayor parte de tu cuerpo.

El que Haley (Scodelario) y su padre Dave (Barry Pepper) sean originarios de Florida, hace que estén familiarizados con los estragos de los huracanes y los cocodrilos, lo que los convierte en personajes más humanos y con los que te podrías identificar, en contraste a los acartonados estereotipos de una película de terror tradicional.

Infierno en la Tormenta es la película ideal para ver en una función nocturna, algo para divertirte gracias al miedo colectivo y las risas nerviosas que provoca en la sala. Es cierto que no propone muchas cosas nuevas para los que están familiarizados con clásicos como Tiburón (Jaws, 1975) o El Cocodrilo (Lake Placid, 1999), pero tiene suficientes recursos para hacerte brincar en más de una ocasión. Si eres de los que tiene un miedo constante a enfrentarte a un animal salvaje, Infierno en la Tormenta te hará desear que nunca te suceda.

Avance subtitulado de Infierno en la Tormenta