miércoles, diciembre 8, 2021
Ale Vega
Intenseo con las cosas que me gustan y el cine es de las que más, así nacieron mis ganas de escribir acerca de buenas películas.

Últimas Noticias

Reseña de Mandíbulas de Quentin Dupieux

Que una película de comedia se quede en nuestra mente demasiado tiempo es poco probable. Este género suele tener como propósito principal la risa del espectador y hacerle pasar un agradable rato, para que salga de la sala con un buen sabor de boca. Sin embargo, hay contadas ocasiones en que la cinta cómica suele resultar no sólo entretenida, sino que crece en el público y su atención para convertirse en algo memorable. Es tan poco frecuente que esto suceda, que cuando lo hace es imperativo correr la voz, y que la gente se dé la oportunidad de acercarse a ella.

El más reciente largometraje del director francés Quentin Dupieux es una de estas joyas. ‘Mandíbulas’ es la historia de Manu (Grégoire Ludig), un hombre sin casa y de actitud un tanto infantil a quien le dan la encomienda de ir a recoger un maletín para entregarlo a un magnate, y así recibir el pago de 500 euros. Dado que no tiene auto, roba uno para la misión, y recoge en él a su mejor amigo Jean-Gab (David Marsais) para que lo acompañe. Una vez en el camino, descubrirán que algo extraño suena en la cajuela, por lo que la abren, encontrándose ahí a una mosca gigante.

Este singular ser y lo que deciden hacer con él se convertirá en una épica aventura, en la que se involucran una casa rodante, una bicicleta-unicornio, unos amigos falsos (India Hair y el rapero belga Roméo Elvis) y una chica rara con problemas de modulación de voz (Adèle Exarchopoulos).

¿Qué hace a ‘Mandíbulas’ una película tan especial? Podríamos empezar por hablar de los actores principales, Ludig y Marsais. Esta dupla funciona cual engranaje gracias a su relación en la vida real, ya que hacen comedia juntos en la serie televisiva ‘Palmashow’ (y tuvieron también un proyecto titulado ‘La Folle Historie de Max et Leon’), además de haber trabajado previamente con Dupieux en ‘Au Poste!’. Los tiempos y los tonos que manejan para cada chiste son ideales, y tienen un carisma tal que las inmaduras acciones que van realizando sólo pueden apreciarse como divertidas y hasta tiernas, al público le es sencillamente imposible juzgar mal a este par de casi cuarentones.

Del otro lado está la protagonista, esa inolvidable mosca eventualmente nombrada Dominique, que es un títere operado por Dave Chapman y por el director, quien siempre tuvo en mente no ponerla en CGI, para que así los actores pudieran interactuar con ella (y un poco en homenaje a aquellas viejas películas de monstruos que tanto disfrutaba, donde nada era digital). Si bien Dominique tiene la fisionomía no tan agraciada de una mosca regular, la forma obediente y hasta afectuosa en la que convive con Manu y Jean-Gab hace que la audiencia vaya tomándole cariño y olvidándose de su aspecto. Conforme avanza la cinta se vuelve inevitable querer acariciarla y cuidarla, cual si fuera un perro o un gatito.

Adicional a estos personajes, se destaca la actuación de Adèle Exarchopoulos, quien nos regala a una Agnès que compadecemos y detestamos a partes iguales, cuyas extrañas reacciones hacen que Manu y Jean-Gab luzcan casi normales. Aunado a esto, cabe mencionar que la cinematografía de ‘Mandíbulas’ es una bella composición de colores neutros y pastel que mantienen el ojo del espectador entretenido y complacido, haciendo que tanto las escenas desérticas como en las que hay agua se vean agradables y placenteras. Redondean así la dirección de Quentin Dupieux, quien se encargó de dicho departamento, así como del guion, el montaje y la composición del soundtrack, otorgando la interpretación de éste a la conocida banda inglesa Metronomy.

Todos estos elementos, tan bien ensamblados, logran un filme único. ‘Mandibulas’ es la muestra de que dos personajes considerados tontos pueden ser absurdamente astutos y más que encantadores, que un animal tan trivial como una mosca no debe desdeñarse, que los road trips van muchas veces de la mano con los coming of age, y que la comedia, por ligera o disparatada que parezca en su superficie, llega a tener más contenido del que su sinopsis nos pudiera hacer creer. Dupieux comentó en una entrevista que existe la posibilidad de una secuela (que tentativamente se llamaría ‘Tentáculos’), y no podríamos estar más emocionados, porque ese bromance y su mascota aún tienen mucho –demasiado- por enseñarnos.

Avance subtitulado de Mandíbulas

Ale Vega
Intenseo con las cosas que me gustan y el cine es de las que más, así nacieron mis ganas de escribir acerca de buenas películas.

Últimas Noticias

Reseñas