Reseña de IO, ciencia ficción destilada de Netflix

IO” una de las nuevas películas originales de Netflix tiene buenas y malas noticias sobre La Tierra. Las buenas son para todos los que seguían de cerca las noticias y nos advertían que pronto el planeta sería inhabitable: Tenían razón. Las noticias muy malas son que La Tierra ha decidido exterminar a la humanidad y nos ha obligado a escapar a una colonia cercana a IO, una luna de Júpiter. Ahí, los humanos buscan un nuevo tipo de vida, racionalizando que destruir nuestro hogar simplemente fue algo inevitable.

Esta es la premisa de IO, la nueva película del director Jonathan Heplet, que se enfoca en una joven mujer en La Tierra llamada Sam (Margaret Qualley). Ella no ha perdido la esperanza y explora la posibilidad de subsistir en un planeta que la obliga a caminar con una máscara de oxígeno.

Dividiendo su tiempo entre la investigación y robar piezas de arte de un museo, Sam se mantiene en contacto con su pareja, Elon (Tom Payne), quien vive en la colonia de IO y le ruega que tome uno de los pocos transbordadores que están por partir; lo que significaría que tiene que aceptar que La Tierra ya no puede albergar vida humana.

Anthony Mackie (Avengers) interpreta a un hombre llamado Micah, que aparece repentinamente a bordo de un globo de aire caliente buscando conocer a su padre (Danny Huston), el famoso científico que escuchamos cuando Sam pone sus cintas como parte de su proceso. Su “misteriosa” llegada coincide con la noticia de que el último transbordador dejará La Tierra en pocos días. A pesar de que él quiere llevarla desesperadamente al sitio de lanzamiento, ella no le dice la verdad sobre su padre y él no le dice la verdadera razón de su presencia…

IO nunca logra contar una historia atractiva debido a la intensa seriedad con la que comenzó. Sin importar que tan capaces son los protagonistas, no pueden hacer mucho con los elusivos arcos argumentales de sus personajes. Qualley y Mackie luchan por encontrar química como dos de las personas más solitarias de mundo, conversando con frases monótonas mientras protegen sus secretos. Son tan pocas las ideas propias de IO que “roban” continuamente de personas más interesantes al recitar citas de Platón, Eliot y Yeats.

Por muy puras que sean sus intenciones, IO es minimalismo de género en extremo. Temas explotables como la esperanza inquebrantable o la conexión humana se convierten en sentimientos baratos que se desvanecen en el aire.

Avance subtitulado de IO