Reseña de EN LA OSCURIDAD de Padraig Reynolds

Fue por allá del año 2002 que se estrenó Signs (Señales), del director estadounidense M. Night Shyamalan, una película que a la postre se convertiría en icónica debido a la impresión duradera que nos causaron sus “villanos”, unos seres desconocidos y horrorosos que se paseaban por los cultivos y estaban dispuestos a invadirnos, y así hacer de la Tierra su hogar. La premisa era tan sencilla que resultaba aterradora: cualquier día, criaturas más grandes e inteligentes que los humanos podrían acabar con nuestra raza sin tocarse el corazón.

En ese tenor, tan reconocido y adorado por los amantes del género sci-fi, es en el que podemos colocar a la más reciente película del cineasta Padraig Reynolds (The Devil’s Dolls, Rites of Spring), llamada Dark Light, y titulada en México como En la oscuridad. La cinta nos tiene como personajes estelares a Annie Konx (Jessica Madsen), una mujer recientemente separada de su marido, y a Emily Knox (Opal Littleton), su hija; quienes acaban de mudarse a la granja donde Annie vivió durante su infancia.

Una vez ahí, eventos sobrenaturales comenzarán a desarrollarse, en los que la víctima principal será la pequeña Emily. Queriendo resolver estas dificultades, Annie tendrá que enfrentarse a la incredulidad de su exmarido (Ed Brody) y de la sheriff del pueblo (Kristina Clifford), quienes la acusarán de ser mentalmente inestable. Una vez que nuestra protagonista descubre cuál es la razón de los mencionados eventos, tendrá que armarse con uñas y dientes para defender a su hija y a sí misma de esa amenaza mortal.

En la oscuridad no sólo se atreve a adentrarse en los terrenos de la ciencia ficción, recordándonos con sus criaturas a Alien y a la propia Signs, también toca el terror al provocar suficientes “jumpscares”, cuyo estilo nos remite a Texas Chainsaw Massacre (especialmente si consideramos la presencia de Jessica Madsen, a quien tenemos presente por su aparición en Leatherface).

Aunado a estos géneros, el gore también entra en esta película gracias a la variedad de escenas violentas, crudas y sangrientas. Otro de los aciertos de En la oscuridad es la excelente realización de los monstruos, ya que su aspecto (que Padraig Reynolds creó al lado de Aaron Sims, reconocido creador de efectos visuales) es no sólo atemorizante, sino desagradable y repugnante, lo que le da suficiente fuerza a la hora de provocar al público.

Quizá, a En la oscuridad podría acusársele de su parecido con otras cintas e ideas (The Outsider, la serie de HBO proveniente del libro de Stephen King, es otro ejemplo); sin embargo, es justo ese conjunto de características similares el que lo hace un producto redondo, que los fanáticos de los thrillers y del horror gozarán en su hora y media de duración. Al final, este largometraje vuelve a plantearnos la pregunta de qué haríamos si llegaran seres superiores a nosotros queriendo apoderarse de lo que nos pertenece; y, como parece que aún no tenemos una respuesta a eso, sólo nos queda disfrutar su presencia en ficción y esperar que eso no suceda.

Avance de EN LA OSCURIDAD

Ale Vega
Intenseo con las cosas que me gustan y el cine es de las que más, así nacieron mis ganas de escribir acerca de buenas películas.