PIENSO EN EL FINAL: un complejo relato que no es para cualquiera

Recientemente estrenada en Netflix, PIENSO EN EL FINAL (I’m Thinking Of Ending Things), es la nueva película escrita y dirigida por Charlie Kaufman (escritor de Sunshine of the Spotless Mind, Being John Malkovich/director de Anomalisa, Synecdoche New York), basada en el libro homónimo de Iain Reid,  misma que en los adelantos no muestra una trama clara, y que aún después de verla habrá muchos que no sepan de qué trató.

La trama comienza con una pelirroja (Jessie Buckley) cavilando sobre el viaje que está por realizar con su novio Jake (Jesse Plemons) para conocer a los padres de este último (Toni Collette y David Thewlis), y también sobre si esta relación irá a algún lado, pero poco después la trama comienza a tener una “regresión” hacia algo muy distinto a su inicio.

Lo que comienza como una película con un tono filosófico e intelectual (porque créanme que hay muchas interacciones con un tono que trata de ser superior a un diálogo banal, dando a entender que estos personajes no son cualquiera), lentamente se torna hacia un suspenso y tensión con un alto nivel intelectual, donde todo detalle en pantalla es una pista para revelar el misterio de la trama, lo que causa que uno esté con los ojos pegados a la pantalla para tratar de no perderse de nada con la espera de resolver el rompecabezas que Kaufman hizo

El “problema” es que la manera anacrónica en la que está orquestada la historia es complicada por decirlo de una forma plana, uno normalmente espera un inicio, un desarrollo, y un clímax; pero esta película carece de una estructura marcada, e incluso el final dejará a muchos con cara de “wtf??” por la extraña decisión del director del cambio brusco de tono en esos últimos momentos, aunque si uno logra entender la trama para este punto, entonces queda claro el por qué de dicha decisión.

El formato del filme es 4:3, creando un ambiente claustrofóbico donde nos sentimos parte de cada conversación, cada momento incómodo y cada escena donde la fría ventisca hace sentir que estamos en presencia de un mundo inhabitado; el sonido aquí no es algo que destaque por ser de punta o algo que se quede con nosotros para recordar, sino que el silencio es fundamental para poder centrarnos en los diálogos que emanan elocuentemente de los protagonistas.

Las actuaciones frías de Buckley y Plemons son bastiones que provocan reacciones fuertes a su actuación, su manera de hacernos sentir fuera de nuestra zona de comfort es parte de lo que hace a esta película efectiva en lo que intenta demostrar, así mismo, Collette y Thewlis magnifican esas sensaciones, llevándolas al límite para crear los momentos más tensos en la película, aún sin ser una película de suspenso o terror.

En realidad disfruté la película, ya que me hizo pensar constantemente para disfrutar el resolver el misterio de “¿de qué trata?”, siendo una película muy diferente a las que suelen estrenar Netflix… Pero esto mismo para muchos puede ser disuasorio cuando quieres “solamente ver una película” y apagarte por unos momentos. Si me han leído en mi blog, sabrán que yo soy fan de este tipo de películas, por lo que para mí es un 4 🌟 de 5 🌟 (QUIERO VERLA DE NUEVO), pero ojo SÓLO RECOMIENDO SÍ LES GUSTA ESTE TIPO DE TRAMAS, si no, mejor no la vean porque se van a enojar conmigo.

También para todos aquellos que se atrevan a verla, pueden comentar conmigo sobre el significado de la película y qué les pareció, a través de mensajes en Facebook o Instagram.

Avance de Pienso en el Final