Palm Springs: la película que nos describe en este confinamiento

Durante estos tiempos difíciles, ¿Cuántas veces se han hartado de vivir encerrados en una rutina, casi interminable? ¿Ya no saben cómo escapar del aburrimiento y la soledad? ¿Tratan de ver el vaso medio lleno y sacarle el máximo provecho a la situación? Si bien Palm Springs no toca esos temas directamente, si nos representa en estos meses de cuarentena ya transcurridos.

Nyles y Sarah, interpretados por Andy Samberg y Cristin Milioti, respectivamente, se conocen durante la boda de la hermana de Sarah. A punto de conciliar su amarga velada en una noche casual, un evento fortuito les cambiará sus vidas: quedan atrapados en un bucle temporal, por lo que están destinados a repetir el mismo día por toda la eternidad.

Empecemos por la comedia. Es bastante entretenida, a pesar de que por momentos se sienta sencilla, pero la gran ventaja de la misma es su duración, ya que es algo corta y no extiende mucho todos sus recursos argumentales, pasando a ser una comedia ligera y no exagerada.

El peso de la historia cae totalmente en su pareja protagónica, Samberg y Milioti, quienes tienen una química bastante íntima y sincera, juntando dos personalidades opuestas de buena manera, demostrando que siempre habrá alguien que nos completa; logrando que la película sea dinámica, sin caer en momentos de locura máxima para mantener al espectador atento.

El guión, cuyo crédito recae en Andy Siara, es excelente, logra crear situaciones para que el público conecte con los personajes y puedan ver la humanidad de los mismos, teniendo diálogos directos e inteligentes, sin saturar a la audiencia en complejos términos científicos, debido al conflicto del bucle de tiempo.

La trama es bastante interesante, ya que combina una historia de amor común, con viajes en el tiempo y ciencia ficción, sin llegar a quebrarnos las cabezas sobre todo lo que vemos en pantalla.

Esto se debe a que las intenciones de la misma no son para crear infinitos debates, ya existentes, sobre los viajes en el tiempo y los multiversos, al menos no en toda la historia. Al contrario, nos habla sobre el papel que tenemos en este misterioso universo, cuestionando la manera en la que nuestros caminos se cruzan con otros, reflexionando sobre la influencia del tormentoso pasado en el presente. En pocas palabras, habla sobre cómo aprovechamos nuestra estancia en esta corta y dura vida.

Sobre su relación con está cuarentena larga y tediosa, constantemente vemos a Nyles y Sarah intentando sacar lo bueno a la poca peculiar problemática en la que se ven involucrados, por lo que ambos hacen de todo para hacer que cada repetitivo día sea una nueva aventura por vivir. Actualmente, muchas personas podemos sentir el peso de la soledad y del aburrimiento conforme se extiende este encierro, llegando al grado de rendirnos y esperar que el siguiente día no sea peor. Palm Springs nos demuestra que los momentos difíciles de esta índole, pueden ser una oportunidad única para hacer todo aquello que teníamos planeado, pero nunca nos atrevimos a realizar, sobretodo, para conocernos mejor y analizar la forma en que hemos vivido hasta el momento.

La plataforma de Hulu tiene una joya en su catálogo, y no es para menos, ya que Palm Springs es todo lo que buscamos durante está época de incertidumbre que nos ha invadido, es un escape de la realidad, una representación perfecta sobre la situación que nos tiene atrapados, más de uno se sentirá identificado con está divertida, entrañable, reflexiva e inspiracional historia sobre dos seres humanos que buscan el significado de la vida durante una crisis.

Una cosa más de la cuál hay que culpar a la actual pandemia, es de quitarnos la oportunidad de ver, en lo personal, la mejor película del año en una sala de cine, ya que ese era plan original. Si pueden, deben ver Palm Springs, sin dudarlo, no los decepcionará.

Avance de Palm Springs

Fidel Mancilla
En la actualidad soy estudiante de comunicación y periodismo en la FES Aragón, tengo 20 años, he colaborado en diversos proyectos para festivales de cine. Dirigí y escribí el cortometraje "Últimos Momentos" que se proyecto en el Festival Internacional de Cine del CCH "Cecehachero Film Fest". Mi más grande meta es ser director de cine.