Nuevo Orden, contradictoria y sin rumbo

Michel Franco causó mucha división de opiniones por una película cuya publicidad es engañosa, pero que tiene buenas intenciones, a pesar de que su ejecución termina siendo irregular y sin la profundidad que necesita para ser algo más trascendental. Nuevo Orden es su largometraje más reciente.

El filme tiene una narrativa de historias cruzadas, ya que mientras en las calles estalla una revuelta, por otro lado ocurre una boda de una parte privilegiada, en el que ambos entornos chocan y provocan toda una reflexión sobre la sociedad mexicana y un futuro que puede ser más cercano.

Para empezar, la división de críticas de Nuevo Orden es razonable, pues a pesar de que el director se enfoca en mostrarnos el miedo provocado por un sistema que falla en contra de los verdaderos afectados, queda en escenas fuertes pero sin sustento, como si sólo se centra en dejarnos claro la crueldad que puede surgir de esto, dejando relegado su mensaje principal.

El propósito del largometraje va vagando por muchos caminos que impide que conectemos con una historia que debe llevarnos a la reflexión, por lo que se convierte en una película sin dirección alguna, a pesar de que las intenciones están muy marcadas.

Las actuaciones son uno de los puntos más flojos del filme, ya que son poco profundas, debido a que la trama se enfoca más en describir el entorno, en vez de desarrollar el arco argumental de los personajes, por lo que se vuelve un aspecto más que le quita peso a la historia.

Lo que si hay que reconocer es el trabajo de producción, ya que está muy por encima del nivel al que ya se está acostumbrando en la mayoría de los largometrajes mexicanos, recalcando la composición visual que Michel Franco plasma en su obra y el impacto que genera.

Otro aspecto relevante y que sirve de ejemplo es su ritmo, pues gracias al ya mencionado estilo visual y su diseño de producción, Nuevo Orden logra ser muy dinámica y tensa cuando la trama lo requiere, cayendo en lo explícito para lograr una sensación de miedo, el cual es uno de los principales objetivos de la película, mostrarnos el temor de vivir en un país militarizado.

Retomando el aspecto de una nación liderada por la fuerza militar, ese es el principal mensaje que nos intenta dar Michel Franco con su película, las consecuencias de dejar el destino y seguridad de una sociedad a un sistema que se caracteriza por ser corruptible y despiadado, mostrando que el enemigo no es la clase privilegiada o menos favorecida. Sin embargo, como ya mencioné, se pierde esta trama central en una serie de imágenes impactantes sin trasfondo y que nos hace dudar de las verdaderas intenciones del director mexicano.

Nuevo Orden sirve más como un ejercicio para aprender a controlar el ritmo de una película, en vez de dejarnos una reflexión profunda sobre una hipótesis de una sociedad dominada por el ejército corrupto y cruel, quedando en un largometraje que fácilmente podría pasar desapercibido y se le conozca más por la controversia de sus premios internacionales y la división que generó entre los espectadores. Lo nuevo de Michel Franco se quedó a medio camino para ser una de las películas más importantes del cine mexicano actual, una lástima.

Avance de Nuevo Orden

Fidel Mancilla
En la actualidad soy estudiante de comunicación y periodismo en la FES Aragón, tengo 20 años, he colaborado en diversos proyectos para festivales de cine. Dirigí y escribí el cortometraje "Últimos Momentos" que se proyecto en el Festival Internacional de Cine del CCH "Cecehachero Film Fest". Mi más grande meta es ser director de cine.