domingo, octubre 24, 2021
OSVA CINEhttps://www.youtube.com/donspoilers1
19 años. Comunicólogo en proceso, cinéfilo, youtuber, streamer y podcaster. He dedicado más tiempo de mi vida a The Irishman y Hamilton que a entenderle a el SAT. Fanático de Bon Jovi y el jazz. Raise a glass to freedom.

Últimas Noticias

MIDNIGHT MASS: Los cuestionamientos de Mike Flanagan

El lenguaje cinematográfico (sé que es televisión, pero no llamarlo así me parecería ofensivo hacia su trabajo) que Mike Flanagan ha utilizado en sus respectivas tres series para Netflix es tan característico, que incluso cuando son tan distintas entre sí, nosotros como espectadores y críticos que intentamos ser ante lo que vemos, podemos percibir cierto grado de similitud entre sus obras. Y no lo digo como algo negativo desprestigiando la creatividad y originalidad que tiene Flanagan para contar sus historias, sino todo lo contrario. Me parece a mí que mientras más hace, más nos está dejando ver lo que él en un principio quiso; contar historias dramáticas. Historias llenas de personajes. Historias donde el terror es simplemente un motor conductor para hacer de estas historias, algo mucho más atractivo a simple vista. Pues bueno, todo eso queda de lado cuando hablamos de MIDNIGHT MASS.

Sí, por supuesto que el terror está presente en el nuevo trabajo del director, de eso no hay duda. Pero cuando hablamos de MIDNIGHT MASS y la rebajamos simplemente a que es una serie que asusta, estaríamos pecando de ser superficiales a la hora de analizar una obra como esta. Mike Flanagan ya no está aquí para intentar sacarle un susto al espectador. Está aquí para en verdad contarnos una historia que envuelve a toda una comunidad. Una comunidad que está llena de defectos. Una comunidad que mientras más exploramos y más nos adentramos a ella, más nos percatamos de todo lo podrido que tienen sus habitantes. ¿Lo peor? Ellos ni siquiera lo saben.

Mi experiencia viendo MIDNIGHT MASS fue tan religiosa como la propia serie lo es. Me la acabé en tres días, pero siempre veía un par de episodios, como si de una misa se tratara. Se convirtió en algo tan personal para mí, que antes de irme a dormir, no podía no ver dos horas de esta obra maestra. Una obra maestra que nos cuenta lo retorcida que puede llegar a ser la religión.

Lo que describe a la perfección esta serie, es que todo se basa en pasajes y versículos que la propia Biblia tiene. Es decir, nada de lo que pasa aquí es inventado o transformado de manera trágica a lo que la Biblia nos dice. Para nada. Lo que aquí tenemos es la transcripción más literal de lo que algo como “Y el primer ángel tocó la trompeta, y hubo granizo y fuego mezclados con sangre, y fueron arrojados a la tierra; y la tercera parte de los árboles fue quemada, y se quemó toda la hierba verde. Apocalipsis 8:7” significa. Flanagan toma todos estos pasajes para convertirlos en audiovisual. Un audiovisual que cuestiona hasta al más devoto a la iglesia.

Lo que Flanagan nos intenta contar -y lo hace de una manera espléndida- es cómo la fe puede llegar a ser tan positiva como negativa. Aquí, con personajes como Bev, tenemos esta idiosincrasia de no cuestionar absolutamente nada. De si vemos un “ser” que tiene alas, es oscuro y chupasangre, pensar a mente ciega que es un ángel. Así porque sí. ¿Por qué no puede ser un demonio? ¿Por qué siempre busca evangelizar en que los modos de Dios son misteriosos, y que si un “ángel” llega a asesinar humanos es obra de Dios? Porque estas personas están tan ansiosos en encontrar respuestas que, a la mínima señal de algo extraño o distinto, ya le llaman divinidad u obra de Dios. Esto es lo que Mike Flanagan tiene para ofrecerle al espectador con MIDNIGHT MASS; largos monólogos donde la cámara se centra en ser partícipe de un debate entre un sacerdote y una persona que perdió la fe. En cómo uno habla sobre cómo el sufrimiento es un regalo de Dios, y cómo el otro se ríe mientras escucha tal barbaridad.

El cómo Flanagan utiliza todos estos elementos y recursos característicos de la iglesia, como los versículos, los cánticos y los extremistas, hacen que una serie dramática se convierta en una donde el terror no es explícito. Donde no tenemos fantasmas acechando a nuestros protagonistas. El terror más puro que existe es ese, cuando los propios seres humanos se vuelven locos y cometen locuras. Esa es la maestría que Flanagan logra con MIDNIGHT MASS. El generar terror, incomodidad y misterio en el espectador desde el minuto uno, sin siquiera saber de qué va la trama. Porque eso es otro punto a considerar; la serie se disfruta aún más si no sabes con exactitud de qué va. Porque está llena de sorpresas que te harán cuestionar si lo que estás viendo, es obra de Dios.

Al final pude haber hablado de cómo la atmósfera es tan tétrica, de cómo las actuaciones son espectaculares, o cómo los dotes técnicos derrochan perfección en esta serie. Pero creo que eso es algo muy banal. Cuando un producto audiovisual te presenta todas estas inquietudes, todo eso queda en segundo plano. Lo que verdaderamente importa, es lo que la serie tiene para decir. Y aquí, damas y caballeros, Flanagan tiene mucho qué decir. Quedémonos con estos últimos minutos de la serie; esos momentos donde, después de haber vivido lo vivido, Erin Greene cambia su parecer sobre lo que es la muerte. En episodios pasados, ella lo veía de una manera tan celestial como imposible. La muerte significaba solamente un paso más hacia lo eterno, hacia lo perfecto. Ahora, cuando descubre que todo puede ser transgiversado como lo hacen Bev y compañía, decide quedarse con lo que sabemos a ciencia cierta sobre la muerte; que en nuestros últimos momentos de vida, todo es calma. No porque te estés preparando para la venida del señor, sino porque biológicamente así es. Científicamente así es. Todo se apaga. Todo va en declive y el cerebro, en su último acto de bondad, libera lo que te queda de DMT para que esa imaginación y esos recuerdos se mezclen. Para que tengas un último momento de serenidad. Y así, así es como Flanagan cierra de una manera poética su obra más personal hasta la fecha. Esa obra que escribió hace más de una década. Esa obra en la que plasma todas las inquietudes que él tuvo de pequeño, pero que sin lugar a dudas, sigue teniendo ahora en la adultez.

Disfruta de la reseña en video de MIDNIGHT MASS

OSVA CINEhttps://www.youtube.com/donspoilers1
19 años. Comunicólogo en proceso, cinéfilo, youtuber, streamer y podcaster. He dedicado más tiempo de mi vida a The Irishman y Hamilton que a entenderle a el SAT. Fanático de Bon Jovi y el jazz. Raise a glass to freedom.

Últimas Noticias

Reseñas