Manos a las Armas: Corriendo en pantuflas… por tu vida

No fue ninguna sorpresa cuando a inicios del año pasado TNT anunció que comenzaría con la producción de cintas que llevarían la marca de la casa, al contrario, el pensamiento colectivo fue que ”ya se habían tardado” aunque claro, después de exponer el tipo de cintas que armarían, pues todo parecía indicar que iban a quedar en un cine de serie B, pero cuando anunciaron que estrenarían en pantallas MANOS A LAS ARMAS eso sí que fue una sorpresa, considerando nuestra situación actual.

Arriesgándose a estrenar en menos de 60% de salas y reducidas al 30% de sus aforo normal. “Manos a las Armas” busca atraer las miradas de aquellos valientes que asistan a los cines en esta nueva normalidad.

La cinta nos cuenta la historia de Milles (Daniel Radcliffe) un trabajador que mientras debe aguantar a su insufrible jefe, dedica su tiempo libre a stalkear a su exnovia y a destilar hate en redes sociales, pero este último gusto lo lleva a meterse con las personas equivocadas en un juego de moda llamado Skizm, en donde varios jugadores se enfrentan a muerte frente a millones de espectadores muy al estilo de Nerve. Un día, unos sujetos llegan a su casa y le clavan las manos a dos pistolas, ahora Milles será parte del juego y deberá enfrentarse a Nix (Samara Weaving) quien resulta ser la mejor asesina del juego. Así, con todas las probabilidades en su contra Milles deberá luchar por su vida.

La cinta producida por TNT y protagonizada por Radcliffe toma los conceptos ya vistos en cintas como Gamer, “Death Race, Hardcore Henry la ya mencionada “Nerve” y le añade el plus de secuencias de acción desmedidas y violencia en su máximo esplendor, pero no más. “Manos a las Armas” conoce sus limitantes y no busca dar una lección social o pretende ser más profunda de lo que es, sabe que fue concebida para entretener y lo hace bien, con una edición frenética y una paleta de colores interesante. Logrará captar tu atención durante sus 90 minutos de duración.

La inventiva de Jasso Lei Howden para hacer todo tipo de cosas con la cámara es algo que se disfruta y sin duda Radcliffe es lo mejor de la cinta. Este actor ya nos acostumbró a este tipo de películas independientes con papeles diferentes entre una y otra, solo por buscar deshacerse de la imagen de Harry Potter. Aquí le compras el papel de hater, su postura es comprensible, además de que su vestuario en toda la cinta hace que te salga una risa incomoda, ya que nunca hemos visto un asesino con pantuflas de garritas. Sus secuencias de acción están bien elaboradas, hasta por algunos segundos te hace pensar en que podría ser Wolverine en un futuro.

Uno de los pocos factores que tiene en contra la película son sus villanos, ya que caen en clichés baratos de ser malos solo porque son malos, cuando ahí es donde pudieron haber sacado más “carnita”, sin embargo, como espectador eres consciente de la simplicidad de la trama y eso te hace olvidarte de este punto y seguir contento con toda la serie de balazos.

Al final Guns Akimbo (título original) cumple con lo que promete, acción, sangre y un humor negro que hará que te pases un buen rato.

Avance subtitulado de MANOS A LAS ARMAS