Lost Girls and Love Hotels: ¿Lo peor del 2020?

Una de las películas que más esperaba este año, era LOST GIRLS AND LOVE HOTELS desde el momento en que la preciosa mujer de relucientes ojos azules, Alexandra Daddario anunció que saldría a la luz por medio de sus cuentas oficiales como Instagram y Twitter.

La premisa era básica, una trama que se había explorado varias veces ya en el cine, desde la trilogía de 50 SHADES OF GREY o la ya muy criticada película de este mismo año, la cual también es considerada la peor del año: 365 DAYS.

Esta cinta protagonizada por Daddario y dirigida por William Olsson daba la impresión que llevaría el suspenso a otro nivel, mientras que a su vez se exploraba la sexualidad de una forma natural, con un toque erótico que no caería en lo grotesco, sin embargo resulto una decepción total.

Si no estás muy familiarizado con este filme de origen estadounidense-japonés, la sinopsis es la siguiente:

Margaret (Alexandra Daddario) es una occidental que se sumerge en el reluciente laberinto de Tokio por la noche y que es una respetada profesora de inglés en una academia de azafatas japonesas durante el día. Con un rumbo incierto en su vida, Margaret busca la amistad en sus compañeros expatriados (Carice Van Houten), Bebe para olvidar y tiene encuentros en hoteles con hombres que satisfacen un ansia fugaz. Cuando un día Margaret se cruza con un miembro de la Yakuza Kazu (Takehiro Hira), se enamora de él a pesar del peligro y la tradición que dificulta sus posibilidades de estar juntos.

¿Por dónde empezar? Pues por si sola LOST GIRLS AND LOVE HOTELS no tiene una dirección preestablecida por seguir, es decir, que a pesar de que las intenciones están, el guion no da para mucho, solo se estanca en situaciones superficiales que no llegan a absolutamente nada, a esto sumémonosle el gran problema de ritmo que posee.

El primer acto, es demasiado pobre, no nos entrega nada de lo que nos prometió, ni suspenso o un desarrollo de personajes que buscan saciar su sexualidad; lo cual de por sí, es una terrible idea.

La interpretación de la linda dama de ojos azules es fenomenal. Sin duda siempre ha demostrado ser una excelente actriz, sin embargo, en la mayoría de sus papeles e interpretaciones, la calidad del guion no permite que se desenvuelva en su campo, al parecer solo está de relleno para convertirse en un sex simbol más de la cultura popular actual.

Carente de desarrollo emocional, la cinematografía de Kenji Katori tampoco ayuda a sostener este filme, pues la paleta de colores saturada de colores chillantes resulta abrumador para el espectador, al igual que en la mayor parte del tiempo solo se usan recursos básicos en planos fijos y no es excéntrica en ningún sentido visual.

El intentar introducir a la Yakuza en este filme, solo queda de manera absurda e incluso cayendo en lo irónico, pues no representa absolutamente nada que uno de los personajes principales sea integrante de la mafia japonesa, pues no gira alrededor de eso y solo se utilizó como un recurso para vender más, igual en el caso de 365 DAYS al introducir a un mafioso como sex simbol masculino.

No funciona ni como suspenso, que es como en un principio se presenta la cinta, ni tampoco para entretener realmente, pues todo el ambiente que intenta construir es en vano. Realmente no hay una motivación para que los personajes estén ahí, aunque a Margaret se le encuentra un pequeño trasfondo emocional, es demasiado superficial para que este tenga una repercusión.

Agradezco que no haga un énfasis tan marcado en la parte erótica, pero tampoco funciona como suspenso, en fin, ¡Que alguien rescate la carrera de Alexandra Daddario!

Avance de Lost Girls and Love Hotels

Carlos Urias
Amante de las buenas historias, del cine, la música y el arte en general.