miércoles, julio 28, 2021
La Ximehttp://thestarsjunkie.tumblr.com
Tan solo he pasado 25 años perfeccionando el arte de ser un remedo de escritora. Perdidamente enamorada del cine y la televisión, si no tengo un lápiz en la mano seguramente estoy twitteando opiniones poco populares.

Últimas Noticias

Like Someone In Love: una noche desastrosa para aliviar la soledad

“Like Someone in Love” (título original romanizado: “Raiku Samuwan in Rabu”) es el último largometraje de ficción del director iraní Abbas Kiarostami. Estrenada en competencia durante el Festival de Cannes de 2012, la película formará parte del catálogo de MUBI Latinoamérica a partir del 17 de julio al ser incluida dentro del ciclo Primer Plano de Kiarostami.

Por más autosuficiente que se crea ser, por más que se considere que las relaciones interpersonales solamente son un vínculo carente de afecto y forjado para satisfacer intereses personales de los involucrados, por más que se repita a uno mismo que se disfruta de la soledad y que no se necesita de la compañía de alguien más, lo cierto es que los seres humanos somos sociales por naturaleza y necesitamos de ese ruido, de esas largas conversaciones, de esas cálidas muestras de afectos, de ese contacto con otros para silenciar algunas de esas inseguridades que nos carcomen, para aliviar viejas heridas, para olvidar ese vacío existencial que nos aqueja y para realmente creer, aunque sea por unos instantes, que todo saldrá bien, que se puede cambiar, que contamos con alguien…

Sin embargo, conforme han crecido las ciudades y la tecnología se ha apropiado de cada uno de los aspectos de nuestra existencia – gracias a los esfuerzos para facilitar el acceso al internet y lo costeable de dispositivos móviles para una parte significativa de la población –, hemos encontrado cada vez más dificultades para conectar con otros. Nuestra atención cada vez es más dispersa a causa de todos esos estímulos externos que recibimos y nuestras conversaciones son más superficiales que nunca. Al vivir en una apresurada sociedad globalizada que constantemente nos lleva al límite, ser vulnerables es percibido como un privilegio que no se puede permitir ya que se puede convertir en una debilidad que otros explotarán para su beneficio. Cada vez estamos más solos, cuestionándonos si realmente vale la pena intentar crear vínculos afectivos con otros.

¿Acaso la soledad realmente se cura con alguien más?

En Like Someone in Love, la última obra de ficción del realizador iraní Abbas Kiarostami, esta pregunta se convierte en la base para explorar la melancolía de dos personajes con vidas completamente opuestas, cuyos intereses apenas son similares, en una de las metrópolis más habitadas del mundo en el que el día a día transcurre entre prisas y estrictas rutinas: Tokio. Una pareja tan inusual que difícilmente se cruzarían en el camino del otro en la enorme jungla de acero en la que habitan de no ser por la peculiar situación que los lleva a encontrarse.

Akiko (Rin Takanashi) es una atractiva estudiante de Sociología que, al sufrir el duro golpe de realidad del costo de una idealizada vida en la capital japonesa, trabaja como una prostituta de lujo por las noches. Su situación laboral, un tanto incompatible para la vida en pareja tradicional, ha desatado los celos y arranques violentos de su novio Noriaki (Ryo Kase), quien no deja de atosigarla con llamadas telefónicas al no confiar en ella. Una noche que parecía como cualquier otra, una en que las preguntas de Noriaki eran cada vez más ridículas, su jefe le pide que por favor acuda al llamado de un cliente especial al otro lado de la ciudad. Inicialmente, Akiko se muestra renuente por diferentes motivos personales. No obstante, termina viajando en un taxi para consumar su cita con Takashi (Tadashi Okuno), un anciano escritor, traductor y profesor universitario que solamente anhela pasar una noche acompañado tras la ausencia de familiares en su vida.

Enmarcada por una elegante fotografía en la que las luces nocturnas de Tokio no hacen más que incrementar la soledad y miseria de los personajes, así como narrada con ese ritmo pausado y tono reflexivo que caracteriza la filmografía de Kiarostami, Like Someone In Love evita los lugares comunes en este tipo de historias de encuentros inusuales entre opuestos al evitar forzar un entendimiento instantáneo entre Akiko y Takashi. Durante su primera interacción, el espectador es testigo de una situación completamente incómoda en la que ninguno escucha al otro ni muestra el mayor interés para adaptarse a la situación. Ambos tienen un objetivo en mente y se aferran a él. Sin embargo, una vez que llega la mañana y sus circunstancias son completamente diferentes, la conversación entre la joven y el anciano deja asomar sus inseguridades, así como su enorme anhelo por encontrar a alguien que los escuche en esa gran ciudad. La maestría del guion, escrito por el mismo Kiarostami y completamente en japonés, radica en que ninguno de los personajes muestra un cambio radical tras la cita. Todos los personajes mantienen su esencia hasta el final, lo cual conduce a situaciones aún más embarazosas que el primer encuentro. Ninguno de ellos parece tener la razón con sus acciones, y tanto sus virtudes como defectos son claramente apreciables en cada uno de los momentos que pasan en pantalla. Esas secuencias en las que Akiko viaja a través de Tokio y aquellas en las que Takashi silenciosamente limpia su residencia tras el final inesperado de su cita son particularmente destacables al construir creíblemente a cada uno de los personajes sin utilizar recursos como el diálogo expositivo.

Sin embargo, ese cautivante trabajo de construcción de personajes y la manera en que sus tensiones poco a poco construyen hacia un explosivo clímax se sienten un poco desdibujados con el final, tan abrupto que todavía se está procesando que los créditos ya están en pantalla minutos después.

Pese a eso, Like Someone in Love continúa siendo una sólida despedida de Kiarostami a su audiencia, una última ficción en la que la melancolía y la búsqueda de respuestas sobre los vínculos se convierten en una fuerza enorme que construye uno de los más interesantes estudios de personajes de la última década. Más que crear personajes memorables, Kiarostami – con su sensibilidad incomparable – logra darle a cada uno de los sujetos en sus películas una esencia única que se sienten como personas cualquiera que la cámara del maestro sigue para capturar un día más en su existencia. Akiko, Takashi y Noriaki podría ser cualquiera de nosotros, pero con nombres diferentes y en otras latitudes.

Avance de Like Someone in Love

La Ximehttp://thestarsjunkie.tumblr.com
Tan solo he pasado 25 años perfeccionando el arte de ser un remedo de escritora. Perdidamente enamorada del cine y la televisión, si no tengo un lápiz en la mano seguramente estoy twitteando opiniones poco populares.

Últimas Noticias

Reseñas