Legítimo Rey es la película que Chris Pine y Netflix necesitaban

Es apropiado que Legítimo Rey (Outlaw King) sea la película con la que Netflix debute su nuevo logotipo cinematográfico, te hace valorar más el esfuerzo que la compañía de streaming está realizando por realizar contenido de mayor calidad, ya que podría decirse que es su película más ambiciosa hasta la fecha.

Legítimo Rey es una épica historia de gran presupuesto dirigida por David Mackenzie (Hell or High Water, 2016) y es justo lo que Netflix necesitaba para destacarse del resto de los estudios; porque es un género en el que pocos se arriesgan en la actualidad debido a su alto costo de producción.

De hecho, Mackenzie ha logrado contar esta epopeya de una manera tan gloriosa que es una pena que pocos puedan verla en el cine. Pero no estamos aquí para juzgar el modelo de negocios de Netflix como lo hace Alfonso Cuarón y simplemente voy a agradecer que el hecho de que exista y se haya hecho en una escala tan impresionante.

Chris Pine por fin tiene uno de sus mejores papeles protagónicos hasta la fecha como Roberto I de Escocia (Robert The Bruce), un personaje que ya tuvimos oportunidad de conocer en Corazón Valiente (Braveheart, 1995), interpretado en esa ocasión por Angus Macfadyen. Sí, aquél que traiciona a Mel Gibson.

De hecho, Legítimo Rey funciona como una secuela directa de Corazón Valiente al internarse en las consecuencias de la rebelión de William Wallace (Nota: aparentemente Wallace aparecía en la versión de la película que se proyectó en festivales pero fue editada de la versión final). Legítimo Rey es una película que acompaña a la que aún se considera como una de las mejores películas basadas en personajes históricos, mientras que se gana su propio lugar por méritos propios.

Si, a la película le ha robado reflectores el hecho de que Pine tenga un desnudo frontal. En todas las entrevistas en las que esta presente se toca el tema. Pero lo verdaderamente importante es que el actor logra una interpretación convincente y carismática.

Pine esta acompañado de Florence Pugh, quien interpreta a su prometida además de Stephen Dillane (Game of Thrones), Patrick McGoohan, Billy Howle y un espectacular y camaleónico Aaron Taylor-Johnson, a quién tal vez recuerdes como Kick-Ass o Quicksilver en Avengers: La Era de Ultron.

Si es cierto que las reglas de Netflix obligan a la cinematografía naturalista de Barry Ackroyd a no ser disfrutada en una gran pantalla, la libertad que se le ha otorgado a Mackenzie es difícil de discutir. No hay forma de que Legítimo Rey superará las regulaciones del MPAA (Responsables de asignar las clasificaciones), con las escenas de batalla más horribles que he visto en mi vida. Las personas se destripan en tiempo real, mientras que las personas se atacan mutuamente con armas medievales.

Disfruta de Legítimo Rey en Netflix, pero trata de hacerlo en el mejor sistema posible con la pantalla más grande y 4K de ser posible.

Avance subtitulado de Legítimo Rey