La Otra Missy, una comedia pretenciosa sin profundidad

La Otra Missy‘ es una comedia producida por Netflix en conjunto con Happy Madisson, productora de Adam Sandler, y dirigida por Tyler Spindel, que en su carrera, ha salido en pequeños papeles en otras películas del género.

La historia nos habla de Tim Morris, que después de superar una cita desastrosa con la desquiciada Missy, por casualidad del destino, se encuentra con Melissa, una chica con la que comparte muchas cosas en común. La compañía de Tim va a realizar un viaje de trabajo, por lo que decide invitar a Melissa, pero por error, invita a Missy, la maniática de la que escapó, haciendo que su viaje se arruine por completo.

Está película es una comedia típica del estilo de Adam Sandler, dónde los personajes pasan por situaciones poco comunes y ligadas a los famosos chistes de pastelazo, en el que el dolor físico es el atractivo principal para generar las risas entre el público, además de contar con bromas que solo hacen reflejar lo infantil que son estos mismos personajes, por lo que deben estar conscientes de ello antes de ver la película.

El inicio de la película quizá es la parte más agradable de la misma, ya que logra captar al público con una trama que parece ser profunda, pero la realidad es que no es así, ya que conforme avanza, el ritmo se va perdiendo, dejando de lado aquel buen comienzo y pasando por los lugares comunes de una comedia de este estilo.

Lo que hay que resaltar es que la comedia empleada en ‘La Otra Missy‘ no es para todos, ya que se tocan muchos temas que pueden ser grotescos o vulgares, la comedia es subjetiva y cada quien interpreta la comedia a su gusto.

En una comedia romántica, uno de los principales atractivos es la pareja principal, ya que en ellos recae toda la atención del público y deben tener una química sólida y creíble. Lamentablemente este no es el caso, ya que ambos actores no tienen una conección realista.

Tocando este tema, la actuación de Lauren Lapkus es increíble, usa todos sus rasgos físicos para crear un personaje que en verdad está trastornada, además de que no se siente que exagere su trabajo, está muy comprometida con el papel. Por otro lado, no se puede decir lo mismo de David Spade, que en todo momento se ve muy serio y sin ningún carisma sobresaliente, aludiendo que solo fue para cumplir con su trabajo, sin acompañar de manera adecuada la gran actuación de Lapkus.

Todo el reparto de la película tiene muy poco tiempo de sobresalir en la historia, siendo notorio que solo están en el momento en el que la trama lo requiera y su participación se siente esporádica, tal y como es la costumbre en la mayoría de las películas de Sandler.

Los escenarios por los que pasa la película son igual de típicos de sus películas: vacaciones en algún lugar paradisíaco, dónde realizan actividades que sirven para la construcción de sus situaciones cómicas. Ya está de más decir que es muy usado este recurso.

En la industria cinematográfica, hay momentos en el que tomar riesgos puede conseguir grandes resultados, pero deben ser tomados de manera correcta. En otras ocasiones, las producciones prefieren no arriesgarse y tomar el camino perfecto. Está película no es atrevida en su historia, teniendo un tema muy importante como lo es la aceptación personal y el superar la barrera de los prejuicios, pero queda muy opacada por la narrativa poco original de la película.

La Otra Missy‘ es una película que no tiene mucha sustancia, ya que la trama en vez de avanzar, retrocede en todo momento, auspiciado por la falta de una pareja protagonista adecuada para la ya elogiada actuación de Lapkus, dejando una película que es una más del montón y perdiendo la oportunidad de profundizar a sus personajes, teniendo como resultado, una película que sólo sirve para entretener en algún momento de aburrimiento y no como algo esencial que debes ver.

Avance subtitulado de ‘La Otra Missy

Fidel Mancilla
En la actualidad soy estudiante de comunicación y periodismo en la FES Aragón, tengo 20 años, he colaborado en diversos proyectos para festivales de cine. Dirigí y escribí el cortometraje "Últimos Momentos" que se proyecto en el Festival Internacional de Cine del CCH "Cecehachero Film Fest". Mi más grande meta es ser director de cine.