miércoles, septiembre 22, 2021
Ale Vega
Intenseo con las cosas que me gustan y el cine es de las que más, así nacieron mis ganas de escribir acerca de buenas películas.

Últimas Noticias

La Llorona de Jayro Bustamante evoluciona la famosa leyenda centroamericana

Decía Napoleón que “Aquel que no conoce su historia está condenado a repetirla”, y el arte es uno de los principales aliados para que los sucesos que han transformado al mundo sean comprendidos y rememorados. El cine, en particular, es un archivo que constantemente se enriquece con imágenes, testimonios y datos de todas partes, dándonos la oportunidad de llenarnos el ojo y la mente con eventos que, sin él, serían difíciles de conocer.

Muchas de las piezas primordiales que componen la historia tienen que ver con los líderes, esos que tuvieron una población bajo su mando y, por descuido, abuso o negligencia, cometieron crímenes imperdonables. Lo vivido queda en la conciencia de un pueblo que no sólo tiene que sobreponerse a ello, también protegerse de que pudiera repetirse. Sin embargo, existen también obstáculos para que la verdad salga a la luz, y es inevitable que la gente sienta temor de levantar la voz… ¿Qué se puede hacer, entonces?

Jayro Bustamante no sólo es un realizador que busca encumbrar a su país dentro de la filmografía mundial, también es un genio que descubrió cómo sortear el problema mencionado: Creó una película que expusiera el genocidio cometido en Guatemala durante los ochentas y la vendió bajo el género del terror, sabiendo que al hacerlo atraería mucha audiencia (por lo altamente popular que es el horror entre sus compatriotas) y podría contar la espantosa verdad sin ser señalado directamente por ello. Así nació su tercer largometraje, titulado “La Llorona”.

La cinta comienza con el juicio del dictador Enrique Monteverde (Julio Díaz), acusado por el genocidio de nativos mayas. Se encuentra acompañado de su esposa Carmen (Margarita Kenéfic), su hija Natalia (Sabrina de la Hoz) y su nieta Sara (Ayla-Elea Hurtado). Si bien existen los motivos para considerársele culpable, su abogado logra torcer la situación para que quede libre, por lo que Monteverde es llevado a su casa, en la que encontrará un tumulto que reclama justicia. Dado que se encuentran rodeados por las familias inconformes por el veredicto, que se mantienen ahí día y noche, comenzarán a sentir frustración y agobio al no poder salir. Esta incomodidad se verá intensificada con la llegada de Alma (María Mercedes Coroy), una joven silenciosa se anuncia como nueva empleada doméstica, pero cuyas acciones generan intriga y temor en los habitantes de este hogar.

Si bien el personaje del dictador Enrique está basado en el presidente guatemalteco José Efraín Ríos Montt, quien fue acusado por crímenes de guerra y genocidio, la forma en que es retratado por Bustamante permite que los latinoamericanos veamos identificados en él a otros gobernantes de la zona, ya que esta tiranía es un triste constante en nuestro legado, y casi parece que todos deben coincidir en características. Gracias a esto, nos es sencillo empatizar con las víctimas y sus seres queridos, quienes, al ver que no hay castigo, deciden no cejar y seguir clamando el encarcelamiento. Es así como la venganza arriba por otros medios, y en esta cinta es a través de La Llorona. Jayro evoluciona la famosa leyenda centroamericana, y ahora el alma en pena no llora por un hombre ni atacó a sus hijos, sino que grita por una nación cuyas heridas no pueden cicatrizar, y que no esta dispuesta a aguantar más.

Cuenta Bustamante que, dado que en Guatemala no había escuelas de cine, cursó sus estudios en Francia. Enamorándose del neorrealismo italiano e influenciándose de varios proyectos europeos, fue desarrollando el estilo propio que hoy se ha aplaudido tanto, que logró llevarlo incluso a la antesala de los premios Oscar. Encontramos en ‘La Llorona’ un realismo mágico que nos permite ir de una hermosa e impecable mansión (cuyas locaciones fueron la embajada mexicana y la casa del embajador de Francia) a un bosque atormentado y unos sembradíos en donde acecha la muerte, valiéndose de una cinefotografía estructurada y colores neutros, que por momentos transmiten elegancia, y en otros, misterio, teniendo en constante expectativa al espectador, complementándola con acertados jumpscares y acciones crudas.

‘La Llorona’ funciona perfectamente para distintas audiencias. Quien esté buscando terror pasará un buen rato, pero también lo hará quien espere drama o suspenso. Valdría mucho la pena acercarse a ella sin querer encasillarla, porque tiene un discurso del que es necesario aprender: Ante la opresión y la injusticia, el cine acierta en recordarnos que unidos como nación somos más fuertes, y es la esencia de lo que somos, nuestra cultura y raíces, lo que se tiene que defender a toda costa.

La Llorona se estrena este 29 de julio en salas de cine de México.

Avance subtitulado de La Llorona

Ale Vega
Intenseo con las cosas que me gustan y el cine es de las que más, así nacieron mis ganas de escribir acerca de buenas películas.

Últimas Noticias

Reseñas