I May Destroy You: El abuso desde los ojos de todos

En los últimos años hemos visto crecer movimientos como el “me too”, donde uno de los objetivos es señalar a las personas que se aprovechan de su poder para abusar sexualmente de personas en el gremio. Esto ha llegado a niveles insospechados hasta el punto que en nuestro país vivimos un día sin mujeres, así, los guiones para películas y series han tomado inspiración para desarrollar historias que buscan marcar la diferencia. De esta forma llega I MAY DESTROY YOU (Podría Destruirte) una serie llena de matices que le dan voz a diferentes puntos de vista de una forma equilibrada.

En este tema tan delicado, la realidad es que no había una forma en la cual pudieras exponer ciertos puntos que erizan la piel, sin embargo, la realidad para esta serie es que encuentra una narrativa donde no solo expone estos puntos, sino que los debate y te confronta con tus propios estigmas. La serie se aleja de los clichés típicos de “solo estar dirigida a mujeres” o “intentar reflejar el abuso que sienten las mujeres día a día” para poner un montón de panoramas sobre la mesa. De esta forma le habla a todo aquel que la vea.

Escrita y dirigida por Michaela Coel, I MAY DESTROY YOU narra a lo largo de 12 episodios la vida de Arabella Essiedu (Michaela Coel), una londinense quién después de una noche de fiesta (como las que tenemos cualquiera de nosotros) es violada, así, seremos parte del proceso de aceptación y superación de un hecho tan terrible. Si nos quedamos con esta idea, se escucha que es un dramononón, lleno de lágrimas y diálogos superficiales sin embrago, la verdad es muy diferente. Empezando con un punto que marca la diferencia, la serie producida por HBO logra poner en imágenes un acto tan brutal como es una violación dejando de lado el morbo que este conlleva (hecho que nunca se había visto antes), a manera de un pequeño flashback es como podemos ver un borroso recuerdo de lo sucedido, así experimentamos junto a la protagonista el dolor y la desesperación mientras busca recordar todo lo que vivió en esa noche que le cambió la vida.

Sin duda, el elemento más valioso de esta serie es su guion, el detalle y la minuciosidad con la que fue llevado lo sobrepone por encima de todo lo que hemos visto, la complejidad de la historia es llevada “con pinzas”, claro, un elemento importante es que en ningún momento busca empatizar con el público, todo lo contrario; Coel busca abrir la conversación y el debate con las acciones de su protagonista, con la cual puedes estar o no de acuerdo, abordando temas no solo de abuso sexual sino también el uso excesivo de redes sociales, uso de aplicaciones para citas, relaciones a distancia, sexualidad más abierta y hasta el bloqueo creativo.

Al lado de nuestra protagonista podemos apreciar a su pequeño circulo social, los cuales ayudan en el desarrollo y la exploración de temas que van de lado de nuestro núcleo, es con ellos que podemos ver la infidelidad y el abuso sexual hacia los hombres (el cual también existe) pero no todos son víctimas. De una manera magistral la serie nos enseña que incluso siendo víctimas podemos ser el verdugo de otra persona, hemos normalizado diferentes acciones que presionan a nuestros amigos a ceder en situaciones que tal vez sean denigrantes para ellos, sin embargo lo hacemos porque no estamos conscientes del daño que estamos ocasionando y es aquí donde está el mayor logro de I MAY DESTROY YOU. La forma en cómo te hace participe de la vida de los personajes, como te ves reflejado en uno o varios, no hay forma en que puedas terminar un episodio sin cuestionarte sobre acciones que para la sociedad están normalizadas y que son hirientes.

Como ya es costumbre con HBO, la serie visualmente es hermosa, llena de color y matices que te atrapan. Juega con mezclas de luces y encuadres que te hace sentir en el lugar, el soundtrack también es uno de los mejores, usando canciones que sin duda todos hemos escuchado y usado, como el caso de “Something about us” de Daft Punk el cual tiene un momento de humor incomodo en la serie.

Para el cierre de esta increíble temporada, Michaela Coel, escribió el guion más de 10 veces, con el afán de que fuera perfecto y vaya que funcionó, el episodio juega a ser “¡Corre Lola corre!” Planteando diferentes escenarios para el destino de su agresor, abriendo de una vez el debate sobre el castigo que se debería recibir, tomando en cuenta diferentes condiciones sociales y físicas.

Al final I MAY DESTROY YOU se coloca como una de las mejores series de este triste 2020, demuestra el camino para que más realizadores puedan hacer contenido en este tema tan delicado sin caer en momentos de absurdos de exposición o fanatismo y abre la puerta al debate y la conversación.

Avance subtitulado de I May Destroy You