El Traficante de Daniel Radcliffe es una versión destilada de mejores películas

La mayoría de los eventos de El Traficante (Beast of Burden) del director Jesper Ganslandt suceden en los confines de una pequeña cabina de un avión monomotor con sólo el personaje de Daniel Radcliffe a cuadro. La película esta claramente inspirada en Locke – protagonizada por Tom Hardy en 2013 y que deberías ver – no sólo en su uso de la claustrofobia como recurso para intensificar los problemas personales del protagonista, sino también en la manera en que nos da piezas vitales de la narrativa a través de una serie de conversaciones por celular o por radios portátiles.

Lamentablemente El Traficante se queda lejos a la genialidad de la mencionada película de Steven Knight y probablemente con la intención de separarse de esta referencia comienza en un punto intermedio recurriendo a flashbacks para entender la atribulada vida de Sean (Radcliffe) piloto de la aeronave.

Mientras Sean vuela sobre la frontera con México en lo que parece ser su última entrega para un cartel del narcotráfico se ve envuelto en una serie de estresantes llamadas entre las demandas del agente de la D.E.A. Bloom (Pablo Schreiber), dos integrantes del cartel, Octavio (David Joseph Martinez) y Mallory (Robert Wisdom) y su esposa Jen (Grace Gummer). Las crecientes preocupaciones de su esposa que comienza a sospechar de su doble vida si como trabajar tanto para la D.E.A. como para el cartel con el fin de pagar las cuentas médicas de Jen debería ser suficiente para brindarnos un drama interesante. Pero El Traficante se apoya demasiado en diálogos acartonados que exponen mecánicamente puntos claves de la trama como si completáramos un dibujo siguiendo lo números, pero podíamos ver el resultado final sin tener que comenzar a trazar lineas.

Si tras leer estas lineas la historia te recuerda bastante la película del año pasado de Tom Cruise “Barry Seal: Solo en América” en la que interpreta la historia real de un piloto norteamericano que se convirtió en narcotraficante para Colombia y terminó trabajando para la D.E.A. es porqué también es muy similar pero creo que estamos ante la creación de un nuevo subgénero que se explicaría mejor de la siguiente manera:

  • LOCKE: ¿Qué les parece una película sobre un auto, Tom Hardy y Bluetooth?
  • WHEELMAN: ¿Qué les parece si hacemos Locke, pero con Frank Grillo y persecuciones?
  • EL TRAFICANTE: ¿Qué les parece si hacemos Wheelman, pero con Daniel Radcliffe en un avión?

Daniel Radcliffe merece mucho crédito por intentar alejarse de la ENORME sombra de un personaje como Harry Potter que estigmatizaría a cualquier actor. La elección de sus papeles ha demostrado que esta dispuesto a correr grandes riesgos, pero desafortunadamente el esfuerzo no ha sido reciproco debido a la calidad de los proyectos. Sin duda realiza una gran interpretación, pero la película en sí no es nada especial.

Criticas de `El Traficante´

Avance Subtitulado de El Traficante