El infiltrado del KKKlan esta llena de furia y tristeza

El infiltrado del KKKlan (Blackkklansman) presenta al racismo como una dicotomía entre lo absurdo y lo peligroso; las carcajadas intencionales de la película a menudo terminan como un nudo en tu garganta. El director Spike Lee logra adaptar un estremecedor relato basado en las memorias de Ron Stallworth publicadas en 2014.

Stallworth fue el primer policía de color de Colorado Springs y el primero en infiltrarse de manera exitosa en el Ku Klux Klan llegando incluso a ganarse el respeto de David Duke (Gran Mago del Klan) al hablar con el en varias ocasiones por teléfono. Su trabajo como policía encubierto fue de gran ayuda para que su compañero blanco Flip Zimmerman (Adam Driver) revelará y frustrara un ataque a activistas de color.

No es la primera vez que Lee toca el tema del KKK en el cine. En Malcolm X los representó cabalgando “victoriosamente” hacia la noche bajo la luz de una impresionante luna. Es una breve escena, pero sus intenciones son claras. Lee esta evocando a la película de D.W. GriffithThe Birth of a Nation(El Nacimiento de una Nación), una de las piezas más preciadas de la propaganda racista que existen, pero no le rinde ningún tributo. El fondo celestial funge como un dedo medio para Griffith y su película.

En “El Infiltrado del KKKlan” Lee tiene más dedos que mostrarle a la supuesta “obra maestra” de Griffith, comenzando por el uso de escenas explícitas de la película. En cierto momento vemos como la proyectan en una reunión-bautizo del Klan y también la vemos en los créditos iniciales con un campo de Alec Baldwin como el Dr. Kennebrew Beauregard. Lo que dice es desagradable, sin embargo nos prepara para lo que escucharemos repetidamente durante los próximos 135 minutos.

Después de este preludio conocemos a nuestro protagoniza interpretado por el hijo de Denzel Washington, John David Washington. Vaya que el joven tiene una sombra muy grande sobre su cabeza. El joven cumple en su primer protagónico de alto perfil, su trabajo le brinda a Stallworth un apropiado nivel de carisma, tenacidad y hasta arrogancia. Podríamos estar ante el nacimiento de una gran carrera. Porque nadie ha logrado ocupar por completo el lugar de Mr. Denzel.

El elenco es increíblemente balanceado. Topher Grace (That 70´s Show) es perfecto como un joven y poderoso David Duke. El actor suena muy similar a la controvertida figura pública. Tanto Brian Tarantina como Adam Driver lucen como los oficiales de policía que trabajan junto a Stallworth, en especial Driver quien convive estrechamente con miembros del Klan. Incluso los integrantes del grupo racista interpretados por Jasper Pääkkönen y Ashlie Atkinson se comportan a la altura.

Esta no es sólo una de las mejores películas del año pasado, sino una de las mejores de Spike Lee. El director hábilmente juega con temas sombríos y graciosos, los sagrado y lo profano, la tragedia y el triunfo. Se encuentra en su mejor forma.

Reseñas de El infiltrado del KKKlan

Avance subtitulado