Diamantes en Bruto (Uncut Gems)

En época de premiaciones siempre es importante recordar que no todas las películas que lo merecen llegan a la competencia por una estatuilla. Este año es necesario mencionar a un par de directores que se lucieron con su nueva película por varias razones, y aun así fueron relegados: Hablamos de Joshua y Benjamin Safdie, directores que en 2017 enamoraron al mundo con Good Time, que protagonizaba Robert Pattinson. Su ritmo desenfrenado y elocuente nos llevaba por una persecución que aceleraba los corazones y nos hacía parte de la huida y su desesperación.

El más reciente filme de estos hermanos se llama Diamantes en Bruto (Uncut Gems), una producción que encabezan A24 y Netflix. Nos cuenta las peripecias que vive Howard Ratner (Adam Sandler), el dueño de una joyería que se mantiene próspera gracias a las compras que le hacen deportistas millonarios (específicamente basquetbolistas), en las que también está involucrado un intermediario llamado Demany (Lakeith Stanfield). Con Julia (Julia Fox) como su amante y cómplice en el negocio, Howard pasa de una transacción a otra moviendo dinero entre apuestas y deudas, tratando de solventar una mientras queda a deber en otra. Su principal problema es Arno (Eric Bogosian), un prestamista que ya está harto de esperar el pago y se dedica a amedrentarlo cada vez más. La carta más fuerte de Howard es una pieza de valor millonario que pretende subastar para salir de este hoyo, pero, mientras gestiona ese momento, su malabarismo del efectivo lo hace perderse en un laberinto en el que, no importa que camino elija, a donde llegue lo estará esperando alguien furioso.

Lo que hacen los Safdie en Uncut Gems no es menor: Eligieron como protagonista a un actor conocido por su comedia y los chistes fáciles. Si bien Sandler ya nos había demostrado que es un buen actor en largometrajes serios (trabajando con grandes directores como Paul Thomas Anderson y Noah Baumbach), en este papel nos conquista echando mano de su carisma: Howard es un tipo estúpidamente optimista, que conforme ve ganancias vuelve a meterse en problemas sin medir consecuencias, saliendo del paso gracias a su labia y sus contactos. Me atrevo a decir que ese es el gran triunfo de haberlo elegido como actor principal: Tiene una gran actuación que encanta y desespera al público por igual. Si en Good Time queremos que Constantine Nikas consiga el dinero, con Howard Ratner rezamos para que no lo pierda. Es la antítesis en esencia, pero la tensión que provocan es la misma. Además de la arriesgada elección de Sandler, Josh y Benny tienen a Kevin Garnett y a The Weekend entre sus personajes destacados, con lo que demuestran que su elenco fue armado sin miedo: Al igual que Howard, apuestan todo con destreza y valentía.

Utilizando escenarios de lujo decadente, los Safdie nos dan una historia que nos mantiene asfixiados: La amenaza es constante, los ruidos son interminables (balazos, gritos, destrozos), las familias tienen mala relación y las oportunidades de salvarse se agotan. En este mar de locura Howard es nuestro héroe, y decidimos correr a su lado sin importar que lo veamos boicotearse frecuentemente. Nos emocionamos con el placer de ganar apuestas mientras las tomas de la película cambian a cada segundo de lugar. Diamantes en Bruto nos hace sentir inestables y frenéticos, pero son sensaciones que aquí se disfrutan: En la última escena en la que vemos a Howard a través de un reflejo casi podemos notar una sonrisa, justo como la que descubrimos en nosotros mismos al final de la película, and that’s how they win.

Avance subtitulado de Diamantes en Bruto

Ale Vega
Intenseo con las cosas que me gustan y el cine es de las que más, así nacieron mis ganas de escribir acerca de buenas películas.