Crímenes de Familia: la sorpresa del cine argentino

Una de las sorpresas de este año la ha dado una producción argentina que lleva por nombre Crímenes de Familia, dirigida por el novato Sebastian Schindel.

La argumentación de la trama es la siguiente:

“Un matrimonio adulto, residente de uno de los barrios más lujosos de Buenos Aires, debe enfrentar la acusación de intento de homicidio que pesa sobre su hijo Daniel”.

A simple vista, la premisa se torna superficial, pero les aseguro que una vez que se termina el primer acto de esta cinta, producida y distribuida por la plataforma de Netflix se darán cuenta que va más allá de lo que en un principio intenta introducir.

Con un elenco interesante, conformado por Cecilia Ruth, la conocida actriz ha participado en más de 40 películas, entre las que destaca Dolor y gloria de Pedro almodóvar o el filme Todo acerca de mi madre de 1999. El segundo actor protagonista, Miguel Ángel Sosa ha participado también en 40 filmes, sin embargo la mayoría de estos son independientes y solo podemos destacar La enfermedad del domingo (2018) que a su vez también ha sido producida por Netflix.

Esta historia se compone de una manera peculiar, pues poco a poco el director nos introduce a un mundo donde todo se va tornando cada vez más oscuro logrando mantener tu atención la mayor parte del tiempo.

Esto también se debe a que usa un lenguaje cinematográfico avanzado, pues no se queda con encuadres fijos, sino que intenta buscar un estilo más marcado, con movimientos de cámara, planos contrapicados y planos secuenciales.

La fotografía es algo de agradecerse, aunque no es perfecta hace un juego increíble con lo que intenta transmitir, sus colores son muy planos a decir verdad, pero cuando el director intenta jugar con la luz y las sombras el resultado es una maravilla.

En Crímenes de Familia, la analogía de una familia que se desmorona se ejecuta muy bien, pues no pone sobre la mesa elementos reales que se desarrollan de una manera especial, pues vemos el amor de una madre que intenta ver con diferentes ojos a su hijo, una madre que intenta proteger de manera incondicional a su familia.

Paralelamente de todo lo que ocurre con Daniel y su acusación jurídica, nos abre la puerta a ver cómo funciona el sistema de la justicia en Argentina, mostrando que el país latinoamericano tampoco está exento de la corrupción. Las escenas de juicio se me hicieron un poco innecesarias o demasiado largas y aunque la intención de la dirección es demostrar como dos argumentos se confrontan y como tu familia confía ciega e incondicionalmente en uno de sus hijos, el espectador en este caso no logra dimensionar lo que realmente pasa y se queda con una versión que no existe, que solamente se creó a base de interpretación.

Además de todos estos problemas que acechan a Daniel y a sus padres, vemos otra narrativa alterna: Como afectan los ligeros comentarios sobre las personas, aun cuando estos no sean dichos con mala intención, sobre todo a cierto tipo de personas vulnerables por su falta de educación.

Sin duda alguna, el cine latinoamericano tiene mucho que ofrecer y se ha demostrado en los últimos años, esta producción proveniente de Argentina es una buena referencia, a pesar de sus carencias Crímenes de Familia es disfrutable y tiene una buena analogía que se desarrolla bien su hora y media de duración, la pueden encontrar en la plataforma de Netflix.

Avance de Crímenes de Familia

Carlos Urias
Amante de las buenas historias, del cine, la música y el arte en general.