Bojack Horseman y su autodestrucción final

El pasado, por más que queremos cambiarlo o incluso evitarlo, siempre definirá la persona que somos hoy en día. Aceptar nuestro pasado nos ayudará a cambiar nuestra manera de ver y vivir nuestras vidas. Este es el poderoso mensaje que nos deja la última temporada de la serie original de Netflix, Bojack Horseman.

Para los que no son seguidores de esta caricatura para adultos, Bojack Horseman es un actor que gozó de muchas glorias en sus inicios, pero conforme más gloria tenía más iba cayendo a un agujero de soledad y autodestrucción, generado por su infancia tormentosa y la toma de decisiones que alejaban a las personas que se preocupaban por el.

Uno pensaría que con ver la imagen caricaturesca de un caballo con forma física de un humano puede ser algo infantil y absurdo, pero este no es el caso, la serie usa la comedia negra y la sátira no solo para relatar la historia de este actor en decadencia, también nos refleja la sociedad cambiante en la que vivimos, demostrándonos lo absurdas que pueden llegar a ser las celebridades y los productores detrás de cada producto de entretenimiento.

A lo largo de la serie, podemos apreciar que este show en general podría ser toda una tesis psicológica sobre el alcoholismo y el abuso de sustancias, desde la relación que sus padres mantenían a base de sus respectivas adicciones y la influencia que tuvieron en la elección de vida que el personaje de Bojack lleva a cabo.

A pesar de que la serie se basa en Bojack Horseman, también vemos el desarrollo de personajes secundarios que en algún punto de la serie, formaron parte de la vida de Bojack.

El más importante de estos personajes es Diane Nguyen, que al comienzo de la serie es contratada por el mismo Bojack para que escriba sus memorias, relación que termina en una amistad tóxica y que ayuda a ambos a crecer y madurar conforme avanza la trama de la serie y agradecer qué estos personajes se conocieran.

También tenemos al personaje de Todd Chávez, mejor amigo “a la fuerza” de Bojack, quien intenta buscar alguna vocación importante en su vida, representando la idea de dejarse llevar por los caminos que el destino nos pone en nuestra vida.

Princesa Carolyn es la agente y amante de Bojack, quien refleja la interminable búsqueda de poder mantener el equilibrio entre tener el trabajo de sus sueños y conseguir una estabilidad emocional. En lo personal, es el personaje con el que mejor me identifique.

Conforme avanza cada temporada, podemos analizar que el pasado de Bojack empieza a generar todo un sinfín de problemas que afectarán la manera en que el personaje se ve al mismo como persona, haciendo que aparezca otro mensaje fundamental para el espectador: la ambición, el egocentrismo y la fama pueden ser los factores que te lleven a una soledad profunda. Todos lo aman pero a nadie le agrada.

Raphael Bob-Waksberg, creador de la serie, entrega una caricatura que es más de lo que pretende, nos da una perspectiva de como el pasado es una clave para entender la vida que llevamos hoy en día y que la redención no es un camino fácil para superar todos nuestros pecados, un camino en el que intentamos demostrarnos que podemos ser mejores personas y que podemos enmendar los daños que hicimos. Es difícil aceptar nuestra vida anterior, pero es más difícil entender que cuando las cosas no funcionan, necesitamos un cambio radical.

Gracias Bojack por enseñarnos que no es fácil decir que queremos cambiar, que al principio es difícil, pero conforme a la marcha se vuelve más sencillo.

Fidel Mancilla
En la actualidad soy estudiante de comunicación y periodismo en la FES Aragón, tengo 20 años, he colaborado en diversos proyectos para festivales de cine. Dirigí y escribí el cortometraje "Últimos Momentos" que se proyecto en el Festival Internacional de Cine del CCH "Cecehachero Film Fest". Mi más grande meta es ser director de cine.