Daisy Ridley reveló que nunca estuvieron seguros quienes serían los padres de Rey en Star Wars

El misterio que rodea a la ascendencia de Rey (Daisy Ridley) estuvo en el centro de la nueva trilogía de STAR WARS, pero parece que ni los escritores, productores y directores se decidieron por una respuesta definitiva a esa pregunta hasta STAR WARS: THE RISE OF SKYWALKER.

Tras el lanzamiento de STAR WARS: THE FORCE AWAKENS, los fanáticos inmediatamente comenzaron a teorizar sobre qué conexión tenía Rey con el universo de STAR WARS, pero STAR WARS: THE LAST JEDI aparentemente desecho ese misterio cuando Kylo Ren (Adam Driver) le dijo a Rey que sus padres no eran importantes. Frustrando en un instante a millones en la audiencia.

Como sabemos, THE RISE OF SKYWALKER reveló que Rey SPOILERS no era otra que la nieta del Emperador Palpatine (Ian McDiarmid), pero ese no siempre iba a ser el caso. Mientras hablaba con Josh Gad, quien era el anfitrión invitado de Jimmy Kimmel Live!, Daisy Ridley dijo que al principio, existía la posibilidad de que Rey hubiera sido un Kenobi.

“Al principio, estaban jugando con una conexión con Obi-Wan. Hubo diferentes versiones, y luego realmente pasó a ser “nadie”. Luego llegó el Episodio IX y J.J. me contó la película y fue como: ‘Oh, sí, el abuelo de Palpatine’. Y yo estaba como, ‘Impresionante’. Y luego, dos semanas después, él dijo, ‘Oh, no estamos seguros’. Entonces, siguió cambiando. Incluso cuando estaba filmando, no estaba segura de cuál iba a ser la respuesta”.

Daisy Ridley había dicho anteriormente que le dijeron quiénes eran los padres de Rey en el set de THE FORCE AWAKENS, pero obviamente eso parece haber cambiado de una película a otra. Si bien la conexión de Palpatine no funcionó exactamente para todos, es difícil decir si una conexión con un personaje diferente (o ninguna conexión) habría proporcionado una conclusión más satisfactoria para la saga Skywalker. Lo que si es un hecho, es que si hubieran tenido toda la trilogía planeada, no habríamos tenido ese terrible desenlace para Snoke o tantas y tantas frustraciones. De hecho, explica el desastre en el que se convirtió el cierre de la saga Skywalker.