Calificamos las películas de M. Night Shyamalan de la peor a la mejor

Han pasado 20 años desde que un estudio importante estrenó una película de un joven escritor y director llamado M. Night Shyamalan. Esa película se desarrollaba en Filadelfia y se enfocaba en un niño que buscaba respuesta a preguntas serias sobre la vida, la muerte y el más allá.

Por supuesto estoy hablando de Los Primeros Amigos (WideAwake, 1998) un primer esfuerzo que ofrecía… básicamente ninguna idea de lo que Shyamalan era capaz de lograr con su siguiente proyecto. Un híbrido de película de fantasmas y personajes psicológicos que lo catapultó a un circulo especial de directores, en dónde cada uno es su propio género.

Con el éxito llegaron altas expectativas, Shyamalan ha tenido una gran serie de altibajos en las últimas 2 décadas y con el estreno de su 13ª película, Glass, vamos a calificarlas y decidir cuál ha sido su mejor esfuerzo detrás de la cámara y cuál ha sido el peor. Comenzaremos en orden descendente e iremos avanzando hasta su momento de gloria.

13
El último maestro del aire
(The Last Airbender, 2010)

Definitivamente su mayor fracaso. Cuando piensas en películas que marcan una carrera, esta significo una cárcel metafórica para Shymalan. Su incursión en los blockbusters no resultó nada bien y la crítica llegó a considerar que había perdido su toque. Esta adaptación live-action de la serie homónima de Nickelodeon fue criticada por convertir a los personajes originales de origen asiático en norteamericanos, pero los villanos si los mantuvo como extranjeros de piel oscura. No se esperaban de él este tipo de decisiones.

12
Después de la Tierra
After Earth (2013)

Pocos saben que Shyamalan dirigió esta película y hay una razón muy sencilla para ello. El marketing de la película se enfocó en Will Smith y su hijo Jaden Smith a tal grado de tomar la decisión de borrar del todo el crédito para el director. El nombre de Shyamalan no aparecía por ningún lado a pesar de también haber co-escrito el guión. La película originalmente era una historia de supervivencia en una isla, pero Will Smith tomó la decisión de que era demasiado tradicional y convirtió todo el tema en algo espacial, además de hacer que su hijo la co protagonizara. El resultado no es muy bueno.

11
Praying With Anger (1992)

Sería fácil calificar la primera película que M. Night Shyamalan dirigió cuando todavía era un estudiante de la Universidad de Nueva York como la peor. Shyamalan interpreta al personaje principal, un estudiante de universidad llamado Dev que se encuentra en la India en un programa de intercambio. Sin estar bien escrita, es una película seria y se mantiene como un fascinante experimento personal sobre el patrimonio cultural.

10
Los Primeros Amigos
Wide Awake (1998)

La segunda película de Shyamalan se estrenó sólo un año antes de El Sexto Sentido en 1998, pero se filmó varios años antes en manos del infame Harvey Weinstein bajo el sello de Miramax. La premisa de la película es la definición de una comedia noventa en la que un niño precoz trata de encontrar pruebas de la existencia de dios para asegurarse de que su amado (y difunto) abuelo estará bien en el cielo. Es una idea tierna, manejada de la misma forma.

9
La dama en el agua
Lady in the Water (2006)

M. Night Shyamalan pertenece al exclusivo grupo de directores que convierte a sus críticos en personajes. Algunas veces como en Ratatouille, mostrar a los críticos como el villano da buenos resultados. Y a veces hay películas como La Dama del Agua, que siendo honestos, si el peor crimen de esta película fuera el personaje de Bob Balaban, Farber, un crítico sarcástico cuyos conocimientos cinematográficos solo sirven para matarlo, estaría bien. A pesar de su impresionante reparto (Paul Giamatti, Bryce Dallas Howard, Jeffrey Wright, Jared Harris y Bill Irwin), y la sorprendente fotografía de Christopher Doyle, La Dama en el Agua es bastante dolorosa. Si bien no es su única película mala, es la única lo suficientemente arrogante que lo presenta como un escritor cuyo trabajo es tan poderoso que literalmente puede salvar al mundo.

8
El Fin de los Tiempos
The Happening (2008)

El primer error de El Fin de los Tiempos fue elegir a Mark Wahlberg como un maestro de ciencias. (Aunque Transformers hizo lo mismo). Pero al igual que La Dama del Agua, si ese fuera su único pecado, podríamos ignorarlo. Lo difícil de ignorar es parte de la trama, Wahlberg y su extraña esposa interpretada por Zooey Deschanel escapan constantemente de la madre naturaleza y es difícil hacer ver al viento como algo entretenido o peligroso. Esta fue la primera película de Shyamalan clasificación R (la violencia es más explicita).

7
Glass
Glass (2019)

Esta es la apoteosis de todos los fracasos y éxitos de la carrera del director. No hay duda de que es un cineasta confiable, capaz de crear memorables momentos incluso en sus peores películas. Pero como escritor, cuando falla, lo hace con fuerza. Reunir a los personajes de Unbreakable y Split es una gran idea, pero hacerlo en un hospital psiquiátrico para poder hacerles creer que no tienen poderes, cuando ya los hemos visto en el pasado es un gran tropiezo. Me parece triste que el personaje de Samuel L. Jackson habla hasta que llevamos cerca de 70 minutos de Glass.

6
La Aldea
The Village (2004)

Algunos críticos aseguran que La Aldea – que supuestamente se desarrolla en el siglo 19 – es una incomprendida obra maestra. No iría tan lejos, pero creo que parte del problema cuando se estrenó fue que nos hacían creer que era otra cosa. La prueba de esto es que ha envejecido bien. Como varias películas de Shyamalan, podríamos discutir por años si nos gusta o no, pero no nos dejará indiferentes.

5
Fragmentado
Split (2017)

Hemos entrado en la recta final y estas películas en realidad son entretenidas. Cuando se estrenó Fragmentado, se percibió como una verdadera vitrina para el talento de James McAvoy quien tiene la oportunidad de interpretar 24 distintas personalidades luchando por el control de un hombre que ha secuestrado a 3 adolescentes. Después de varias películas que se sentían “del montón” Split marcó el regreso del hombre que nos sorprende con una increíble revelación en los minutos finales de la película. Ahora ya se sabe, pero todos quedaron boquiabiertos al ver a Bruce Willis en la última escena, confirmando que lo que acabamos de ver era un realidad una secuela.

4
Los Huéspedes
The Visit (2015)

Aunque Split marcó el “regreso” de Shyamalan a su mejor forma, tuvimos primeros indicios de esto en su obra previa de terror: Los Huéspedes. Es lo más cercano que ha llegado a cambiar realmente su estilo como director de renombre, en parte debido a la elección personal de disfrutar de la moda del “video encontrado”. Trabajar por primera vez con el productor Jason Blum (Blumhouse) parece que le inyectó nueva energía. Su estilo de realizar películas con poco presupuesto, pero mejores tramas brindó un resultado raro pero intenso.

3
Señales
Signs (2002)

Personalmente creo que no hay mucha diferencia entre las últimas 3 películas de esta lista, cada una es imbatible. En Señales, Shyamalan se inclina muy fuerte en sus inspiraciones hitchcockianas tan pronto como escuchamos las primeras notas de los créditos iniciales. Hay muchas sugerencias basadas en el género de invasión alienígena apoyada en un tipo fuerte y silencioso que sufre una pérdida devastadora, esta vez en la forma de un predicador interpretado por Mel Gibson. La segunda mitad es muy buena y estremecedora con solo cuatro personajes en una granja combatiendo el ataque. No nos importa como el resto del mundo lucha o muere.

2
El Protegido
Unbreakable (2000)

Esta es la historia de superhéroes que no sabíamos que necesitamos. Bruce Willis interpreta a David Dunn un hombre que descubre que nunca se ha enfermado en su vida y es manipulado por Elijah Price (Samuel L. Jackson) a convertirse en un héroe sin capa. Una vez que queda claro que Elijah es el villano del héroe de David, Shyamalan se cierra abruptamente como si se tratará del final de una película biográfica. Es el único elemento decepcionante de un thriller inteligente, que de otra manera sería tenso, cuenta con algunas de las mejores escenas en la carrera del director.

1
El Sexto Sentido
The Sixth Sense (1999)

No es ningún sorpresa que El Sexto Sentido sigue siendo la mejor película de M. Night Shyamalan. Esta película llegó a la salas de cine sin ninguna fanfarria o truco publicitarios. La publicidad no revelaba nada terriblemente especial y Hollywood Pictures fue suficientemente inteligente como para no revelarle a la audiencia lo que estaba por suceder. TODOS tenían la guardia baja cuando el momento decisivo fue revelado al final. Las increíbles actuaciones de Haley Joel Osment, Toni Collette y un aturdido Bruce Willis permitieron que todo funcionara a la perfección. Esta gema podría considerarse como el máximo Spoiler, junto a la revelación de que Darth Vader es el Padre de Luke Skywalker o que Edward Norton es Tyler Durden.

  • 13
    Shares