7 de las mejores películas de terror basadas en cultos

John Carpenter, icónico director de películas de terror dijo en una ocasión que existen dos tipos de películas de horror: “En las películas de terror externas, la maldad proviene del exterior, la otra tribu, esta cosa en la oscuridad que no entendemos. El (terror) interno es el corazón humano.”

Mientras que gran parte del público puede sentirse aterrorizados por el monstruo que trata de invadir su espacio seguro, otros temen más a la revelación de que este espacio ya ha sido allanado y esas personas en las que más confías planean tu fin con la esperanza de apaciguar un poder superior.”

El concepto de los cultos ha formado parte de este género desde hace muchos años con películas como Häxan (La Brujería a través de los tiempos, 1922) explorando la historia de la brujería mientras que el fenómeno social de la de´cada de los 80´s conocido como Abuso Ritual Satánico dio pie al renacimiento de la creencia de que algunos individuos realizaban horribles sacrificios con la esperanza de apaciguar al diablo.

Como las películas de cultos se han vuelto tendencia recientemente, aquí te tenemos algunas de las mejores películas que este subgénero tiene que ofrecer:

El bebé de Rosemary

(ROSEMARY’S BABY, 1968)

  • Director: Roman Polanski
  • Actores: Mia Farrow, Ruth Gordon, John Cassavetes, Sidney Blackmer, Ralph Bellamy y Victoria Vetri.

Antes de películas como El Exorcista (1973) y La Profecía (1976), El bebé de Rosemary ayudó a abrir el camino sobre lo que se podría lograr en el género de terror con su historia de traición en servicio del mismo satán.

Cuando Guy (John Cassavetes) y Rosemary Woodhouse (Mia Farrow) se mudan a un nuevo departamento se enfocan en comenzar una nueva familia. Después de hacerse amigos de sus excéntricos vecinos comienzan a experimentar cambios drásticos en su vida, de manera perturbadora y benéfica. Cuando comienzan las complicaciones con el embarazo de Rosemary, ella tiene dudas sobre las intenciones de los que pretenden cuidarla.

Adaptada de la novela de Ira Levin, El bebé de Rosemary logró combinar un impresionante elenco y equipo de producción dándole credibilidad a un género antes saturado por monstruos y encuentros de otro mundo. La película no es sólo una impresionante muestra de terror, sino una clase maestra en tono y actuaciones que dan vida a una historia llena de paranoia sobre la bondad de los extraños.

El culto siniestro

(THE WICKER MAN, 1973)

  • Director: Robin Hardy
  • Actores: Edward Woodward, Christopher Lee, Diane Cilento y Britt Ekland.

Después de recibir una misteriosa carta, un detective se dirige a la remota isla en dónde vive una pequeña comunidad para investigar la desaparición de una pequeña niña. En un fuerte contraste con sus creencias cristianas, el sargento (Edward Woodward) se siente disgustado por las formas paganas de la comunidad pero inexplicablemente atraído por la liberación que la población refleja.

Mientras la investigación continúa, el sargento descubre más y más comportamientos aberrantes, desencadenando un final completamente inesperado y perturbador.

Lejos de ser una tradicional película de terror, El Culto Siniestro se desarrolla como un misterio de asesinato que no teme incluir un poco de absurdo humor para intensificar los elementos aterradores. Ni te molestes en ver el remake realizado en 2006 protagonizado por Nicolas Cage, simplemente mancha el nombre de una buena película. Aunque la escena en que pelea con el oso es hilarante.

Los niños del maíz

(CHILDREN OF THE CORN, 1984)

  • Director: Fritz Kiersch
  • Actores: Peter Horton, Linda Hamilton, R.G. Armstrong y John Franklin.

Cuando el auto de una pareja se descompone en una ciudad aparentemente desierta, descubren que la comunidad completa esta compuesta por niños, sin ningún adulto a la vista. Mientras los pequeños comienzan a ofrecer ayuda, la pareja continúa preguntando por la ausencia de adultos, solo para obtener como respuesta una aterradora interpretación literal de un texto religioso.

Comprensiblemente, Los niños del maíz se ha convertido en una referencia obligada cuando se hace mención a jóvenes malvados, aunque la historia tiene poco que ver con los peligros de estos niños y más con los fanáticos religiosos y el peligro de sus creencias para quienes los rodean. Basada en una historia de Stephen King, la premisa de esta película está basada en nuestra sociedad. Incluso si los fanáticos globales no llevan a cabo actos malvados en nombre de un poder sobrenatural.

Ojos bien cerrados

(EYES WIDE SHUT, 1999)

  • Director: Stanley Kubrick
  • Actores: Tom Cruise, Nicole Kidman, Todd Field y Sydney Pollack.

Gracias a perturbadoras películas como Naranja Mecánica (1971) y El Resplandor (1980), el legendario Stanley Kubrick desarrolló una reputación de no temer abordar temas controversiales, una faceta que mantuvo hasta su último proyecto: Ojos bien cerrados.

Un matrimonio que aparentemente lo tiene todo, desde riqueza y exitosas carreras hasta una hermosa familia no puede evitar sentirse atrapado en su situación. Cuando Bill (Cruise) se reúne con un amigo de la universidad que le cuenta de una fiesta cargada de contenido sexual a la que asistirá, no puede evitar su impulso de acompañarlo, a pesar de los extraños rituales y trajes asociados al evento. Después de descubrir que Bill no fue invitado, el culto organizador demuestra el verdadero alcance de su poder, sacudiendo la “aburrida” vida de Bill.

A pesar de que el matrimonio en la vida real Cruise y Kidman abordando temas de carga sexual así como el fallecimiento de Kubrick opacaron el lanzamiento de Ojos bien cerrados; es un convincente thriller sobre los peligros de buscar emociones superficiales.

Kill List

(KILL LIST, 2011)

  • Director: Ben Wheatley
  • Actores: Neil Maskell, MyAnna Buring, Michael Smiley y Emma Fryer.

El cineasta Ben Wheatley se ha probado a si mismo como uno de los directores de género más diverso y ambicioso al abordar historias poco convencionales para brindar al público películas verdaderamente memorables.

Entre títulos tan polémicos como El Rascacielos (High-Rise 2015), A Field in England (2013) y Turistas (Sightseers, 2012) puede ser que Kill List, su toma más directa del género de terror, sea su película más exitosa.

En ella, dos asesinos a sueldo parecen tener vidas tranquilas, con la excepción de los azares de su profesión. Mientras aceptan una serie de trabajos, un extraño patrón comienza a emerger, haciendo que el duo se pregunte si involuntariamente se han convertido en parte de algo mucho mayor.

Al igual que en El Culto Siniestro, Kill List de la su audiencia muchos elementos familiares van construyendo un inesperado y horrible climax que harán que inmediatamente vuelvas a ver toda la película para identificar las pistas que pasaste por alto.

The Sacrament

(THE SACRAMENT, 2013)

  • Director: Ti West
  • Actores: Joe Swanberg, AJ Bowen, Kentucker Audley, Amy Seimetz y Gene Jones.

El director Ti West no es ajeno a la adoración del diablo pues con La casa del diablo (House of the Devil, 2009) ofreció un prefacio detallando las creencias de los cultos en los 80´s, aunque con The Sacrament (El Sacramento) logró un enfoque más efectivo de lo que consideramos un “culto.”

Un equipo que realiza un documental investiga una remota comunidad llena de individuos que parecen normales y simplemente buscan un lugar para escapar de sus tóxicos climas culturales. Cada persona contribuye a su estilo de vida, sin embargo los documentalistas comienzan a preocuparse por el “Padre”, un hombre que parece ser el líder de todos. Mientras aumenta la tensión entre el equipo y el Padre, su plan comienza a hacerse más claro, haciéndoles notar que nunca debieron venir a este lugar.

Aunque la película no es una adaptación directa de los hechos reales conocidos como “La Masacre de Jonestown”, existen varias similitudes; lo que convierte a la película en un horripilante recordatorio del poder de la persuasión y las creencia mal guiadas.

El legado del diablo

(HEREDITARY, 2018)

  • Director: Ari Aster
  • Elenco: Toni Collette, Milly Shapiro, Gabriel Byrne y Alex Wolff.

Después de que una solitaria abuela fallece, su hija y su familia comienzan a experimentar una variedad de experiencias extrañas. Mientras más investigan la misteriosa vida de su abuela una serie  de conexiones inexplicables comienzan a revelar que estaba involucrada en bizarras actividades, colocando a la familia en un camino oscuro y doloroso.

El legado del diablo se desarrolla como un deprimente drama familiar, rociado con ciertos elementos sobrenaturales. A pesar de ser relativamente convencional, el acto final ofrece algunos de los mejores sustos de la década con imágenes perturbadoras que te será difícil olvidar.

  • 28
    Shares