Síguenos

Cine

12 actores que odiaron a sus directores

Algunos directores pueden convertirse en verdaderos dictadores y hay actores que no toleran eso.

Publicado

el

12 actores que odiaron a sus directores

A veces las cosas salen mal en los sets de filmación. Los egos se interponen en el camino, los sentimientos son lastimados y las disputas comienzan a hacer que ciertos actores sientan resentimiento hacia sus directores.

A pesar de las mejores intenciones, a veces los actores llegan a odiar absolutamente a sus directores. Uno de los muchos trabajos que tienen los directores en los sets de filmación es guiar a los actores para que brinden su mejor interpretación. Idealmente, la relación entre actores y directores debe basarse en la confianza y el respeto, ya que el actor se entrega al director y a su visión. Sin embargo, con demasiada frecuencia esto no es así. Ya sea que se trate de egos heridos, directores exigentes o incluso un drama que tiene lugar después de que las cámaras dejan de rodar, los actores pueden llegar a resentirse con sus directores.

A veces, este odio puede aparecer en la pantalla, ya que el drama en el set ha contaminado la película terminada, mientras que otras veces tanto el actor como el director entregan algunos de sus mejores trabajos en circunstancias desagradables. Algunas de estas disputas terminan con las relaciones, lo que hace que los dos nunca vuelvan a formar equipo, pero otras pueden convertirse en una relación de trabajo tensa, lo que lleva a varias colaboraciones más. Aquí hay doce ejemplos de actores que odiaron a sus directores.

12. Bruce Willis y Kevin Smith

Bruce Willis y Kevin Smith en Cops Out

Habiendo trabajado previamente con Bruce Willis en Live Free or Die Hard, Kevin Smith estaba emocionado de trabajar nuevamente con su ícono de la infancia. Sin embargo, Smith afirmó en una entrevista de Cinemablend que a Willis no le gustaba que lo dirigiera un fanático y le diría al director “supéralo, eres un adulto”. Willis solía ser difícil en el set ya que no estaba impresionado con la falta de conocimiento técnico de Smith cuando se trataba de la cámara. Willis se negó a promocionar Cop Out, pero Smith pasaría los siguientes años contando historias de su enemistad inicial, incluso en su libro Kevin Smith’s Secret Stash: The Definitive Visual History.

11. Burt Reynolds y Paul Thomas Anderson

Actores Burt Reynolds y Paul Thomas Anderson

Boogie Nights es una de las mejores y más icónicas películas de los 90. Tanto Paul Thomas Anderson como Burt Reynolds obtuvieron nominaciones al Oscar por la película, y es recordada como uno de sus mejores trabajos. Sin embargo, Reynolds no se llevaba bien con el joven director. En una entrevista de GQ, Reynolds dijo que “en cuanto a la personalidad, no encajamos”. Descubrió que Anderson era demasiado exaltado y engreído, considerando que el director solo tenía 26 años en ese momento. Sin embargo, este resentimiento no dañó la película y, en una entrevista de 2017, Anderson afirmó que ayudó a que las escenas más intensas se sintieran genuinas.

10. George Clooney y David O´Russell

George Clooney y David O´Russell

David O’Russell es un director notoriamente difícil, con una actitud controladora y poca paciencia. Esto ha provocado que varios actores y actrices estén resentidas con el cineasta, incluyendo a Lily Tomlin y Amy Adams. Sin embargo, la pelea más intensa de O’Russell fue con George Clooney en el set de Tres Reyes. Clooney no estaba contento con la forma en que O’Russell dirigía el set y, a menudo, se metía en altercados con él. Según los informes, incluso hubo una pelea a puñetazos entre los dos, y años después de que terminara la película, Clooney dijo sobre el director: “Honestamente, si se me acerca, lo golpearé justo en la maldita boca”.

9. Megan Fox y Michael Bay

Megan Fox y Michael Bay

Cuando se estrenó Transformers: El lado oscuro de la Luna en 2011, una ausencia notable, fue el personaje de Mikaela Banes. Esto se debió a que Megan Fox no fue invitada para la tercera película de la franquicia de Transformers debido a su pelea con Michael Bay. Bay es conocido por ejecutar sus sets de una manera caótica, y Fox dijo en una entrevista con Wonderland que Bay “quiere ser como Hitler en sus sets, y lo es. Así que es una pesadilla para trabajar”. Estos comentarios tomaron a Bay con la guardia baja, lo que lo llevó a reemplazar a Fox en Transformers 3. Sin embargo, Fox y Bay resolvieron esta pelea y ella protagonizaría otras películas que él produjo.

8. Adrien Brody y Terrence Malick

Adrien Brody y Terrence Malick

Antes de estrenar su épica película de guerra, La Delgada Línea Roja en 1998, Terrence Malick pasó 20 años alejado de los reflectores. Adrien Brody logró conseguir el papel del cabo Geoffrey Fife, el personaje principal de la novela en la que se basó la película. Brody filmó toda la película creyendo que él era la estrella, pero se cambiaron varios papeles en La Delgada Línea Roja y el enfoque pasó de Brody a Jim Caviezel. Malick es un cineasta sin estructura, a menudo encuentra la historia mientras filma o edita. Brody no se dio cuenta de este cambio hasta que estuvo en el estreno de la película y desde entonces ha resentido a Malick.

7. Harrison Ford y Ridley Scott

Harrison Ford y Ridley Scott

Blade Runner no fue una película fácil de filmar. La producción superaba constantemente el cronograma y Ridley Scott es un director notoriamente desafiante. Esto solo causó cierta fricción entre él y Harrison Ford, pero el drama más interesante se produjo después del estreno de la película. Scott sintió que la historia funcionaría mejor si el personaje de Ford, Deckard, fuera un replicante, y trabajó en esta trama mientras reeditaba Blade Runner. Ford se opuso rotundamente a esta idea y ha discutido al respecto con Scott durante décadas. Denis Villeneuve, el director de Blade Runner 2049, dijo en una entrevista con Cinemablend que los dos “todavía están discutiendo sobre eso. Si los pones en la misma habitación, no están de acuerdo. Y comienzan a hablar muy alto cuando lo hacen”.

6. Ray Fisher y Joss Whedon

Ray Fisher y Joss Whedon

Técnicamente, Ray Fisher nunca protagonizó una película acreditada a Joss Whedon. Sin embargo, cuando Zack Snyder tuvo que abandonar La Liga de la Justicia, se contrató a Whedon para que se encargara de las extensas regrabaciones. Fisher pasó a hacer algunas acusaciones sorprendentes contra Whedon por su comportamiento en el set. No solo se reformó la película para que Cyborg ya no fuera relevante, sino que Whedon presuntamente fue activamente abusivo y grosero con los actores originales de la película. Estas acusaciones llevaron a Warner Brothers a iniciar una investigación sobre la producción de Justice League. Los coprotagonistas de Fisher, incluyendo a Ben Affleck, han proporcionado más detalles sobre la tortuosa producción.

5. Ewan McGregor y Danny Boyle

Ewan McGregor y Danny Boyle

Al principio de sus carreras, Ewan McGregor y Danny Boyle trabajaron juntos extensamente, incluso en películas como Trainspotting. Cuando Boyle estaba preparando su cuarta película, La Playa, había planeado que McGregor fuera el protagonista, pero 20th Century Fox le ofreció a Boyle un presupuesto mayor a cambio de elegir a Leonardo DiCaprio. Boyle aceptó el trato, lo que provocó una ruptura en su amistad con McGregor. En una entrevista con Graham Norton, McGregor dijo:

“Se trataba de nuestra amistad, y sentí que estaba en las tres primeras películas de Danny… y luego no estaba en la cuarta, y me dejó un poco sin rumbo. No lo entendía. Y no nos hablamos por mucho tiempo. Fue un gran desperdicio”.

Afortunadamente, los dos finalmente se reconciliaron y trabajaron juntos nuevamente para T2: Trainspotting.

4. Edward Norton y Tony Kaye

Edward Norton y Tony Kaye

Si bien Edward Norton es un actor célebre, a menudo controla demasiado sus proyectos y se interpone en el camino de los directores y escritores. Esto es especialmente cierto en Historia Americana X, donde prácticamente reemplazó a Tony Kaye como director. Norton frecuentemente le daba notas y cambios en el guion a Kaye para que la película se ajustara a su visión. Cuando los dos no estaban de acuerdo, el estudio respaldaba a Norton, ya que era la estrella de la película. Esto enfureció a Kaye, ya que sintió que le estaban quitando su película. Incluso pidió que se eliminara su nombre de la película terminada.

3. Klaus Kinski y Werner Herzog

Klaus Kinski y Werner Herzog

Quizás la pelea más infame en la historia del cine es entre Klaus Kinski y Werner Herzog. Los dos hombres trabajaron en varias películas, incluyendo Nosferatu, Aguirre y Fitzcarraldo. Si bien podrían describirse como amigos cercanos, ambos eran muy excéntricos y, a menudo, se metían en peleas desagradables en el set. Los escenarios de Aguirre y Fitzcarraldo fueron algunos de los más desagradables en la historia del cine, y Herzog a menudo amenazaba a Kinski con violencia. La extraña rivalidad entre los dos dio lugar a algunas de las películas más interesantes del siglo XX, incluido un documental llamado Mi Enemigo Íntimo de 1999.

2. Ed Harris y James Cameron

Ed Harris y James Cameron

Ed Harris se ha negado públicamente a hablar sobre sus experiencias trabajando en ‘El Secreto del Abismo’, diciendo “No hablaré de The Abyss y nunca lo haré”. El único registro con Harris hablando de sus experiencias haciendo la película es en el documental Bajo presión: Cómo se hizo ‘The Abyss’ (1993). Harris estuvo a punto de morir ahogado en 2 ocasiones.

La más seria fue cuando Harris llevaba un casco lleno de líquido y tuvo que contener la respiración. Cuando se quedó sin aire, dio la señal de necesitar oxígeno, pero su buzo de seguridad se enredó en un cable y no pudo llegar a él. Otro miembro de la producción le dio a Harris un regulador, pero estaba al revés y le hizo beber agua. El director de fotografía submarino Al Giddings vio lo que sucedía, arrancó el regulador invertido y le dio el suyo en la orientación correcta. Harris se molestó con James Cameron por continuar filmando mientras esto sucedía. Incluso hay un reporte (sin confirmar) de que Harris golpeó a Cameron.

1. Shelley Duvall y Stanley Kubrick

Shelley Duvall y Stanley Kubrick

Si hay directores capaces de traumatizar a sus actores, uno de ellos era Stanley Kubrick (seguido de cerca por David Fincher). Kubrick era un perfeccionista, pero además consideraba que, si quería obtener las reacciones correctas de sus actores, tenía que someterlos a una presión inimaginable. Esta fue la pesadilla de Shelley Duval durante la filmación de ‘El Resplandor’. Duvall fue sometida a 13 meses de tortura en los que Kubrick le pidió al resto de los actores y miembros del equipo que no fueran amables con ella e incluso la ignoraran. Kubrick no le revelaba el desarrollo de ciertas escenas y le hacia repetir las tomas una cantidad ¿absurda? de veces con el objetivo de llevarla a la auténtica locura.

Es de esta manera que la icónica escena del baño en El Resplandor se filmó un total de 127 veces, en las que Jack Nicholson destrozó un total de 60 puertas. Duvall sufrió consecuencias mentales y perdida de cabello debido al estrés. Realmente llegó a odiar a Kubrick. Décadas después, en 2016, declaró que filmar El Resplandor fue un infierno para todos los involucrados, pero reconoció que “si el director no hubiera hecho lo que hizo, con tanta fuerza y crueldad, no habría obtenido el mismo resultado en la película”.




Copyright © 2024