Schwarzenegger demandó a compañía que le puso su cara a un robot

A Arnold Schwarzenegger no le gustó que la compañía rusa de robótica PROMOBOT le pusiera su cara a un nuevo androide que presentó en la New York Toy Fair.

El animatronic es una imitación de Arnold Shwarzenegger y promete ser de utilidad para el usuario, como saludar a tus invitados o encender la luz.

El robot, bautizado como Robo-C, no tiene brazos, pero puede hacer de todo gracias a sus comandos de voz y la tablet que tiene integrada.

Robo-C tiene un precio de $25.000 dólares y puede ser construido a la imagen de cualquier persona e imitar sus expresiones faciales, incluso poseen una versión de Robo-C de Marilyn Monroe.

Sin embargo, a Arnold Schwarzenegger no le agradó mucho la idea de que un androide servicial llevara su rostro, ya que la semana pasada Martin Singer, el abogado del actor, ingresó una demanda contra Promobot, reclamando 10 millones de dólares por daño a la imagen del ex gobernador de California.

De acuerdo a la demanda, recuperada por Gizmodo, Schwarzenegger conoció a Robo-C en el 2019 cuando se le solicitó que posara junto a él para una fotografía, a lo que el actor se negó. Asimismo, Singer le envío una carta a Promobot de cese de producción de Robo-C con el rostro de su cliente.

La carta afirma que Schwarzenegger habría requerido, como mínimo, 30 millones de dólares para aprobar que Robo-C utilizara su rostro. Más aún, pese a no contar con acuerdo alguno, la compañía acudió a la feria de Nueva York.