Así son los monitores Odyssey ultra curvos de Samsung para gamers

Samsung presentará durante el CES 2020, una nueva línea de monitores que contarán con una curvatura pensada en sacarle partido a las experiencias de juego.

Los modelos forman parte de su línea Odyssey, que incluirán a la joya de la corona: una pantalla Odyssey G9 de 49 pulgadas. Además, el gigante tecnológico también hará lo suyo con dos versiones Oyssey G7 que tendrán variantes 32 y 27 pulgadas.

Samsung promete que estas piezas poseen calidad de imagen QLED de alto rendimiento y contarán con una “curvatura extremadamente profunda” de un radio 1000R.

En términos técnicos, el Odyssey G9 será la primera pantalla ultra ancha de Dual Quad High-Definition (DQHD) con una resolución de 5120 por 1440, una relación de aspecto de 32: 9, brillo máximo de 1000cd/m2 y es compatible con HDR1000. Es de color blanco brillante y en la parte posterior está integrado un sistema de iluminación de 52 colores y cinco efectos.

Por su parte, los monitores Odyssey G7 son negros y mantienen la curvatura pero bajan algunas características. Por ejemplo tienen una resolución QHD 16: 9, HDR600 y un brillo de 350cd/m2.

Los monitores, que estarán certificados internacionalmente en su curvatura, cuentan con una frecuencia de actualización de 240hz, un tiempo de respuesta en los píxeles de 1ms, contarán con compatibilidad con Adaptive Sync y Nvidia G-Sync. Además, se espera que salgan al mercado durante el segundo trimestre de este año.

Si alguna vez has estado frente a una pantalla o monitor curvo, habrás notado que la persona que mejor disfruta del contenido es la que esta sentada justo en el frente. Porque si hay otros espectadores que no están en ángulo recto a la pantalla, simplemente sufrirán los reflejos y la distorsión del formato, por lo que los gamers son el mercado perfecto para estos nuevos productos de Samsung.