El cabalístico viernes 13 de octubre, Netflix y el director David Fincher (Gone Girl, Seven, Fight Club) lanzaron Mindhunter, una nueva y original serie psicológica enfocada en explorar no sólo las mentes de algunos de los peores asesinos seriales de Estados Unidos, sino también la historia de cómo el FBI finalmente incorporó los perfiles psicológicos en sus investigaciones criminales.

Ubicada en 1970 y basada en los asesinos seriales reales y los agentes del FBI que los entrevistaron para entender como piensa un asesino, Mindhunter mezcla hechos con ficción para entregar un drama fascinante e intenso. Además de lo ya mencionado, aquí tienes ocho razones de porque esta es la serie original de Netflix que debes ver en 2017.

David Fincher

David Fincher es conocido por su estético acercamiento a películas y proyectos que exploran a los personajes y la psicología por sobre todas las cosas. Ha llevado a sus audiencias a explorar las mentes de los más perturbados, complejos y maravillosamente imperfectos personajes; Mindhunter no es diferente. En una entrevista para Collider, Fincher explicó que quería explorar la realidad de que los asesinos seriales son “gente verdadera y triste”, y esa es la razón por la que estamos tan fascinados por ellos, porque “no somos como ellos.” Fincher dirige 4 de los 10 episodios de Mindhunter.

Asesinos seriales de la vida real

Los adictos a la historia y la criminologia apreciarían todos los hechos verdaderos del show que está basado en el libro: Mindhunter: Inside the FBI´s Elite Serial Crime Unit escrito por el agente real del FBI John Douglas, quien trabajó para la Unidad de Investigación de Soporte del FBI por 25 años. Su experiencia al entrevistar y estudiar a verdaderos criminales, incluyendo a Charles Manson y Ed Gein, estableció un marco de trabajo para comprender las mentes de los más perturbados en Estados Unidos.

El personaje principal de la serie, Holden Ford, esta basado en Douglas, pero la parte ficticia de su vida sucede principalmente en la narrativa de su vida personal y de su novia, Debbie (Hannah Gross), así como la vida personal de su compañero Bill Tench (basado en el agente real del FBI Robert Ressler) y la Dra. Wendy Carr (basada en la Dra. Ann Burgess de la vida real). Los nombres reales de los asesinos seriales que son estudiados son utilizados en la serie, así como sus personalidades. Los crímenes de estos asesinos, incluyendo a Ed Kemper y Jerome Brudos, son narrados con precisión. Mindhunter incluso utilizó diálogos de verdaderas entrevistas con Kemper “El asesino de colegialas” en video en escenas de la serie.

Holden Ford

La cautivadora interpretación de Jonathan Groff como el agente Holden Ford, el hombre determinado a comprender la mente de un asesino serial, es motivo suficiente para ver la nueva serie de Fincher. Lo que hace a Ford tan interesante es el misterio detrás de su personalidad. En ocasiones estas en este viaje con el, experimentando su asombro y sutil horror mientras intenta procesar lo que escucha.

La Unidad de Ciencias de la Conducta

La mejor parte de Mindhunter es la relación entre los agentes Ford y Bill Tench (Holt McCallanay). La dinámica entre estos investigadores es un balance perfecto gracias a su inteligencia y diferencia de edad, lo que incluso provee una agradable distracción cómica de vez en cuando.

Los verdaderos agentes del FBI en que se basan estos personajes fueron los primeros en utilizar el termino de “asesinos seriales” aunque en un principio les llamaban “asesinos en secuencia.”

El amplio panorama

Hay un poco de misterio dentro de misterio que se presenta en breves escenas al principio de cada episodio, justo antes de los créditos iniciales. Estos pequeños clips que muestran a un hombre en Park City, Kansas que trabaja para la empresa de seguridad ADT es mostrado enviando cartas, revisando casas y claramente planeando un asesinato se mantiene relativamente separado de la historia principal (salvo por algunas pequeñas referencias). Al puro estilo de Breaking Bad y Better Call Saul claramente están planeando unir estos eventos en un punto.

Si analizamos la profesión de este sujeto y lo que esta haciendo es posible tener una idea de quien se trata, pero para evitar spoilers, no te lo contaremos.

Se trata de la conversación

David Fincher se encontró con el reto de contar una historia cuya narrativa esta fuertemente sostenida por conversaciones, pero encontró el formato perfecto en el estilo serializado de Netflix. En una serie tradicional, semana a semana, la gente podría caer en un hartazgo que se traduciría en bajos ratings y una eventual cancelación. Sin embargo, al final de cada episodio te quedas deseando más, por lo que es ideal el que puedas sintonizar el próximo episodio casi de inmediato y avanzar al ritmo que tu propio estómago te permita.

Locaciones, Iluminación y Música

Como cada producción de David Fincher, los sets y la cinematografía son visualmente gloriosas. Mindhunter se filmó en los alrededores de Pittsburgh y Pennsylvania, el equipo construyó algunas de las locaciones mientras establecían edificios que funcionarían como ambientaciones en el guión, como la antigua Institución Correccional en Greensburg que se convirtió en la Penitenciaría Estatal de Salem.

La iluminación también le dio un toque especial al tono de la serie, de acuerdo a No Film School, la colaboración entre Fincher y el director de fotografía Erik Messerschmidt quería recrear escenas “naturalmente surrealistas” manteniendo movimientos de cámaras sencillos.

Autos antiguos, tecnología de los 70´s en conjunción con un excelente soundtrack de la época logran ambientarnos directamente en la vibra de estos años, incluso cuando no los hayas vivido.

Te dejará deseando más

Cada episodio te lleva con un ritmo semilento, pero constante, sorprendiéndote en ocasiones con situaciones completamente inesperadas. Cuando parece que ya sabes cual es el siguiente paso todo cambia repentinamente de la nada para mantenerte con hambre de más. Y esto es justamente lo que sucede después de terminar los 10 episodios de Mindhunter.

Afortunadamente, el escritor y co creador de la serie, Joe Penhall ya ha escrito un plan de cinco temporadas para Mindhunter y a pesar de que Netflix no ha anunciado oficialmente una renovación, la pre producción de la segunda temporada ya ha comenzado

Las escenas escondidas en los créditos de Mindhunter

David Fincher fue el inventor de los créditos inquietantes en este tipo de películas sobre asesinatos. Lo hizo con Seven (Los Siete Pecados Capitales) en 1995 ambientados por la canción Closer de Trent Reznor. Con Mindhunter, en lugar de hacer algo similar, FIncher opta por ser más pasivo, marcando el tono de la serie. El frío del metal de la grabadora se percibe en la piel, pero como si no fuera suficiente con la metódica y casi religiosa colocación de la cinta, el director inserta 25 cuadros grotescos con imágenes de diferentes asesinatos al puro estilo de Tyler Durden y su afición por ocultar pornografía en cintas para niños en El Club de la Pelea (Fight Club).

Este es un collage de esas imágenes realizado por @FilmFreakFFO y a diferencia de otra serie de Netflix (Ozark) estos crímenes no están relacionados directamente ni cambian con cada episodio.