La excelente comedia Arrested Development se niega a morir, para la fortuna de todos los fans. Netflix ha confirmado que ha ordenado una quinta temporada de la serie protagonizada por una familia singular del condado de Orange, cuyo patriarca obtuvo dinero cuestionable en bienes raíces y tal vez cometió una ligera traición en el proceso.

Netflix afirma que los nuevos episodios debutarán en algún punto del 2018.

La especulación sobre si la serie continuaría por fin terminó cuando Jason Bateman, quien interpreta a Michael, el líder de la familia Bluth; compartió la noticia en twitter de que había firmado un acuerdo para realizar más episodios de la serie que también esta protagonizada por David Cross, Tony Hale, Will Arnett, Jeffrey Tambor, Jessica Walter, Michael Cera, Portia de Rossi, y Alia Shawkat. “Miren, es muy probable que le agregue algunas millas al auto con escaleras este verano,” dijo el actor. “Acabo de firmar oficialmente para más de ARRESTED DEVELOPMENT el día de hoy.”

La semana pasada, la página Entertainment Weekly, confirmó que los escritores ya estaban trabajando en la trama de la nueva temporada. Como Bateman dijo, se espera comenzar a filmar nuevos episodios a principios de este verano.

Arrested Development nació en Fox en 2003, pero sólo se transmitió durante tres temporadas, a pesar de ser aclamada por la crítica nunca se hizo de un nicho fuerte de seguidores. Hasta que fue cancelada en 2006 fue cancelada y con los años posteriores se convirtió en una rara serie de culto. Por esta razón Netflix decidió revivirla en 2013 con una cuarta temporada de 15 episodios, marcando el primer intento del servicio de streaming por tener una serie original. No fue sencillo coordinar las agendas de los actores involucrados, ya que ahora están vinculados a nuevos proyectos. Como resultado de esto, se crearon episodios enfocados en personajes individuales, con Michael apareciendo en diferentes momentos para vincular el show completo.