Eran tiempos literalmente oscuros en los Estados Unidos, uno de los países más racistas del mundo, a pesar de estar construido por una gran mezcla de culturas, razas e ideologías. Mucho antes de que el hombre llegará a La Luna, se libraba una encarnizada batalla entre dos naciones por ser los primeros en conquistar el espacio. Talentos Ocultos cuenta la historia de las “computadoras” encargadas de hacer los cálculos matemáticos necesarios para traer de vuelta salvos y salvos a los astronautas. Mucho antes de que los monumentales sistemas de IBM se hicieran cargo, estas computadoras, tenían faldas.

¿Sabían que tres mujeres afroamericanas expertas en matemáticas trabajaban para la NASA en 1962 y fueron vitales para poner en órbita el programa Mercury, ganando de esta manera la carrera espacial contra los soviéticos? Probablemente no, y al igual que Leslie Jones en un inteligente Sketch del programa Saturday Night Live, es información extremadamente valiosa que le hubiera gustado aprender cuando era niña. Siendo afroamericana, los héroes del mismo color eran muy escasos en su infancia, es por esto que Talentos Ocultos se convierte en un instrumento muy inspirador y necesario. Aunque es frustrante que se haya popularizado esta información más de 50 años después.

No hay nada particularmente innovador en la manera en que el director Theodore Melfi (St. Vincent) cuenta la historia. Básicamente se apega a los hechos históricos del guión que escribió junto a Allison Schroeder a partir de un libro de Margot Lee Shetterly. Pero eso no es malo, en realidad es una decisión inteligente. Esta es una trama que no necesita sobresaltos. Simplemente necesita ser contada y el hecho de contar con tres excelentes actrices le hace justicia poética tanto a las mujeres como la lucha por los Derechos Civiles que continua hasta estos días.

Taraji P. Henson es excelente como Katherine Johnson, una prodigio matemática, cuyo talento la ha llevado a trabajar en las instalaciones de la NASA en Langley, Virginia. Ahora a la edad de 98 años, la Sra. Johnson ha vivido para recibir como tributo a su carrera un edificio de investigación con su nombre, además el presidente Barack Obama le otorgó la medalla de la Libertad en 2015.

He tenido la oportunidad de visitar Estados Unidos y comprobar que las personas que asisten a la Universidad piensan diferente de los que no tienen la fortuna de recibir una educación. El racismo es mucho menor y varias razas conviven en relativa armonía entre los estudiantes. Jamás imagine que los “científicos” de la NASA, tan brillantes y capaces fueran tan racistas como los exhibe Talentos Ocultos. Fue una verdadera revelación. Cuando Katherine y sus colegas, Mary Jackson (Janelle Monáe) y Dorothy Vaughan (Octavia Spencer) llegan a una Virgina segregada para trabajar como “computadoras de color” en el programa espacial, encuentran los mismos clichés de racismo que hemos visto en todas las películas: la obligación de utilizar baños especiales, sentarse al final del autobús y sentir las miradas de asco de un grupo de matemáticos brillantes por servirte café de una cafetera que todos usan.

Si crecer en una posición laboral es difícil cuando todos están en igualdad de condiciones, imaginen como sería si los jefes (blancos) no quieren que triunfes, a pesar de ser mucho mejor que ellos. Talentos Ocultos pone como ejemplo lo que todos debemos hacer en nuestros trabajos. Simple esfuerzo y destacar de entre el resto a fuerza de calidad y orgullo propio.

La historia puede ser cursi en un par de ocasiones, hasta simple pero eso no impedirá que te sientas con ganas de levantarte y aplaudirles su resistencia ante las adversidades. Eso y tal vez querer golpear a Jim Parsons quien interpreta al jefe directo de Katherine en una versión racista de su personaje Sheldon en The Big Bang Theory. Afortunadamente el buen criterio de Kevin Costner (Al Harrison) evita que los blancos sean el objeto del odio generalizado. Gracias a él y a John Glenn, un inverosímil astronauta interpretado por Glen Powell. El elenco esta complementado por excelentes actores como Kirsten Dunst y Mahershala Ali, una estrella en ascenso.

En una época en la Donald Trump es presidente y el racismo comienza a resurgir, ¿Que pensarán los supremacistas blancos de que un grupo de mujeres afroamericanas son pieza fundamental de que el hombre llegará a La Luna?

Muchas películas son etiquetadas como “Inspiradoras” pero Talentos Ocultos se gana ese término.

Avance subtitulado de Talentos Ocultos

  • Talentos Ocultos (Hidden Figures) se estrena el 3 de febrero en México