Sicario 2: Soldado brilla gracias a sus ausencias

Con Sicario 2: Soldado (Sicario: Day of the Soldado) parece que Benicio del Toro al fin tiene su propia franquicia. Lo que suena como un suceso inesperado, principalmente porque aunque la primera película de Sicario dirigida por Denis Villeneuve fue excelente, no es el tipo de película en la que al verla piensas “Oh, van a hacer varias secuelas de esto,” especialmente si consideramos que Sicario sólo recaudó $84 millones de dólares a nivel mundial.

Para Sicario 2: Soldado se han ido Villeneuve (quien escogió dirigir Blade Runner 2049) y la protagonista de la primera película, Emily Blunt quien estuvo muy ocupada con Un Lugar en Silencio (A Quiet Place) y el remake de Mary Poppins. Esas son las dos principales razones por las que me sorprendió haber disfrutado tanto de Sicario 2. Usualmente cuando la estrella y uno de los mejores directores de la actualidad no regresan para la secuela, no es una buena señal.

En la primera película, Kate Macer (Emily Blunt) era el centro moral de la historia. Todo lo que realizan el misterioso Alejandro Gillick (Benicio Del Toro) y el agente del gobierno Matt Graver (Josh Brolin) es evaluado a través del juicio de moral de Macer. En Soldado, no existe este contrapeso moral, al menos al principio.

Aqui vemos a Graver y Gillick utilizar las leyes a su conveniencia sin el cuestionamiento de nadie. Catherine Keener interpreta a la jefa de Matt Graver, pero a veces ella es mucho más estricta que él. Es tan extraño como fascinante y funciona mucho mejor de lo que pensé.

En años recientes, el guionista Taylor Sheridan se ha convertido en un maestro de este tipo de temas: películas sobre hombres de ley que saben como tienen que hacerse las cosas. Es interesante: en el pasado dábamos por hecho que estas personas realmente existen. Actualmente, con el mundo en un aparente declive a nuestro alrededor, Sheridan explota una ficción que se esta volviendo menos creíble, pero más y más atractiva.

Esta es la trama de Sicario 2: Soldado

Después de un ataque terrorista en Kansas, el gobierno de Estados Unidos sospecha que los agresores entraron al país a través de la frontera con México. En respuesta, EU agrega los cárteles mexicanos a la lista de vigilancia terrorista e intenta desestabilizarlos provocando una guerra entre ellos. Para lograr esto, Matt Graver (Brolin) recluta a su viejo amigo Alejandro Gillick (Del Toro) para secuestrar a la joven hija (Isabela Moner) de un narcotraficante y culpar a un cartel rival. El plan va de acuerdo al plan hasta que el gobierno de Estados Unidos descubre que todos los terroristas nacieron en Nueva Jersey así que abandonan a Alejandro a su suerte con la orden de matar a la chica. Este es el momento en que Sicario 2: Soldado se convierte en la película de Del Toro y también cuando encuentra su brújula moral.

Sicario 2: Soldado es un intenso thriller de moral distraída que te dejará deseando más y el final de la película sugiere que lo habrá. Emily Blunt confirmó en una entrevista que Del Toro se le acercó en el gimnasio con una idea para la tercera parte. Esto se pone cada vez mejor.

Avance subtitulado de Sicario 2: Soldado

  • 7
    Shares