Casi ocho años después de que la serie de Fox, Prison Break, terminará su cuarta y supuesta temporada final, alguien decidió revivir el drama de acción creado por Paul Scheuring. Desafortunadamente, la última versión de la otrora impresionante serie protagonizada por Wentworth Miller, Dominic Purcell y Sarah Wayne Callies, debió haberse quedado en una celda oscura y olvidada.

Lo que hace la experiencia mas cruel, es haber sido fan de la versión original, cuando debutó allá por el 2005. Claro, perdió un poco de fuerza después de la intensa premisa de la primera temporada, pero la inercia y la calidad se mantuvieron. Hasta aprecié la película que se fue directamente a DVD en 2009; además la química entre Miller y Purcell fueron una de las razones para sintonizar DC´s Legends of Tomorrow, en dónde interpretan a dos supervillanos compañeros del crimen, Heatwave y Captain Cold.

La quinta temporada de Prison Break esta atrapada en una prisión de sus propias limitaciones. Fuera de todos los gritos y las carreras, no sucede realmente nada una vez que se establece que Michael Scofield (Miller), quien se presumía muerto, esta vivo y encerrado en Yemen, una ciudad destruida por la guerra. Debido a esto, su hermano Lincoln Burrows (Purcell) ha reunido a la mayoría de la antigua pandilla para sacarlo.

Aún con las “innovaciones” como el tratamiento de políticas del medio este, o la conversión de C-Note (Rockmond Dunbar) al islam, la producción de 20th Century Fox se siente vieja y repetitiva.

Prison Break siempre estaba dos o tres pasos más allá de los limites de lo absurdo con sus escapes, pero esto era parte de lo que lo hacia divertida e intensa en sus inicios. La temporada 5 de Prison Break sólo sirve para comprobar que, aún en esta época de reboots, remakes y revivals, en algunas ocasiones ya no hay buenas historias que contar y algunas cosas deberían dejarse descansar en paz, sin importar que tan grande es la tentación.

Puedes ver cinco minutos del primer episodio en la cuenta de twitter oficial o en este enlace: