La Momia (The Mummy) podrá ser la primera parte de la franquicia que Universal intenta re lanzar con monstruos clásicos, pero es la última película que querrías ver este verano. La crítica internacional ya la llama “la peor película de acción de Tom Cruise.

The Mummy es un gris recibimiento al nuevo mundo de dios y monstruos. En un asunto de género, el papel principal inmortalizado por Boris Karloff en 1932 es interpretado por la actriz algeriana Sofia Boutella (Kingsman: The Secret Service). Ella es Ahmanet, una malvada princesa egipcia que mató a su padre hace algunos milenios. Quería convertirse en faraón en lugar de su hermano menor, pero lo único que consigue es ser enterrada viva en Mesopotamia, la actual Iraq.

Cruise tiene el papel de Nick Morton, un intento de Nathan Drake con tan poca personalidad que hace parecer a Brendan Fraser como Errol Flynn. Pero esto no es culpa de Cruise, sino de su inerte personaje. Morton descubre la tumba con el sarcófago de más de 3000 años que contiene a la villana que quiere utilizar el cuerpo de nuestro héroe como anfitrión para el alma de Seth, el dios de la muerte. Tom Cruise debió haber interpretado a la momia, de esa manera su cara hubiera estado cubierta de vendas y sus fans no lo hubieran visto sudar tanto intentando carga con esta película en sus hombros.

El director Alex Kurtzman, quien como guionista ha abordado proyectos diversos que van desde episodios de Alias hasta una película de Transformers; parece no encontrarle sentido al guión creado por varios escritores en un claro trabajo de copy paste. Nick, su novia inglesa Jenny Halsey (Annabelle Wallis) y su mejor amigo Chris Vail (Jake Johnson) terminan luchando contra Ahmanet y sus esbirros en un Londres moderno.

Mientras tanto, Russell Crowe se aparece como el malvado Dr. Jekyll y su aún peor alter ego Mr. Hyde. Sin ninguna razón en particular, excepto sentar las bases del nuevo Universo Oscuro (Dark Universe) de Universal. El estudio espera que aplaudamos la aparición de un famoso personaje sólo porque si. Sin tener sentido o una verdadera conexión con lo que está pasando. Otras películas lo intentaron hacer mejor y fracasaron miserablemente, como La Liga Extraordinaria (2003) con Sean Connery y Van Helsing (2004) con Hugh Jackman.

La Momia al igual que la exitosa versión de 1999, intenta jugar con varios tonos diferentes, alternando continuamente entre acción, horror y comedia; pero todo en la misma escena. Un talento mucho más allá de las capacidades de Kurtzman.

Ni Tom Cruise, Sofia Boutella o millones de efectos especiales CGI lograron salvar este desastre.

Algunas cosas vale la pena preservarlas, este reboot lo discute. Otras deberían mantenerse enterradas. Nick Morton es un descarado oportunista que confunde esos conceptos y arranca el apocalípsis en su prisa por explotar un antiguo tesoro para su ganancia personal. Una cosa es profundizar en la iconografía del viejo Hollywood y es otra explotarlo. Esto no es cinematografía es saqueo de tumbas.

¿Tendrán mejor suerte La Novia de Frankenstein con Javier Bardem, El hombre Invisible con Johnny Depp o el Jorobado de Notre Dame?

Avance Subtitulado de La Momia

  • La Momia (The Mummy) se estrena el 9 de junio en México