Mucho hemos hablado durante los últimos meses de las series que han destacado en Netflix, sin duda este servicio de video streaming se ha colocado en la vanguardia del mundo del entretenimiento alojando lo mejor de la cinematografía mundial, y produciendo estupendas series al por mayor. Dentro del gran universo que Netflix representa hay un género del que poco se habla y el cual debemos recomendar: el de las series de animación japonesa (Anime). Dentro de ese universo una de las series que comienza a destacar es AJIN Semi-humano, del dibujante de Manga, Gamon Sakurai, adaptada por los estudios Polygon Pictures.

AJIN cuenta la historia del joven Kei Nagai, un estudiante de medicina de Japón que, al ser atropellado, descubre su inmortalidad y comienza a vivir una terrible pesadilla, pues su ser inmortal (Ajin), lo hace ser perseguido tanto por gobiernos como por caza recompensas. AJIN es la historia de un fugitivo.

La serie juega con la idea de la inmortalidad y plantea la pregunta de cómo reaccionaría la sociedad en la que vivimos frente a seres que no pudieran morir. La pregunta es respondida ideando un escenario desesperanzador: los gobiernos los perseguirían hasta hacerlos prisioneros y la sociedad en su conjunto no dejaría de acosarlos para obtener un recompensa económica tras su captura.

Kei Nagai huye cuando la sociedad sabe que es un Ajin, se lamenta por ser un ser inmortal y en un principio ve su condición como una gran maldición pues sabe que todos tratarán de atraparlo y nunca más podrá llevar la vida normal que tenía. En cada lugar a donde llega hay alguien que lo identifica y va tras él, al mismo tiempo tiene a los agentes del gobierno siempre persiguiéndolo.

Conforme los capítulos transcurren, la historia devela problemáticas más profundas. En realidad el gobierno lo persigue pues los seres Ajin son de gran valor comercial para las farmacéuticas coludidas con el gobierno. Éstas experimentan con ellos para crear fármacos para los humanos tras el análisis de su morfología. En el universo distópico que la serie exhibe, el gobierno trabaja al servicio de las grandes empresas.

La historia da un giro cuando otros Ajin aparecen en escena, especialmente un ser inmortal llamado Sato, quien comienza a organizar la resistencia Ajin contra la raza humana desencadenando una guerra en donde el tema del terrorismo y la lucha antiterrorista son puestos en el centro de la historia. Sato comienza a organizar a los Ajin creando un ejército que busca desestabilizar al gobierno, creando caos en la sociedad.

Lo interesante es que el protagonista Kei Nagai queda en medio de las dos posturas. Nagai se opone a que el gobierno y las farmacéuticas experimenten con los Ajin y también se opone a que exista una rebelión Ajin en contra de la raza humana. Él no abandona de idea de la posibilidad del concilio entre los humanos y los Ajin. La historia se desarrolla a lo largo de varios capítulos, en la reflexión existencial de su protagonista Kei Nagai.

AJIN Semi-humano es un anime bien logrado, el trabajo de animación 3D hecho por Polygon Pictures para dar movimiento a la obra de Gamon Sakurai es muy bueno y destaca cuando se agregan efectos especiales en los momentos cruciales de la trama. Por si fuera poco el soundtrack que acompaña los veintiséis capítulos de las dos temporadas es excelente. Fiel al estilo de los japoneses, AJIN es una historia existencial que desde la ficción reflexiona sobre subyacentes cuestiones tales como el odio al diferente, el poder del dinero como valor supremo de las personas, el terrorismo, la sociedad capitalista y las posibilidades del concilio y la paz.

AJIN, una serie que te recomendamos.

Cortesía de la revista Chido BUAP 147

Escrito por Alberto García