Por su título uno pensaría que War Party (Fiesta de Guerra) es una parodia bélica saturada de clichés al estilo de M.A.S.H. o una comedia de humor negro protagonizada por Tom Hardy, pero no. El costoso nuevo proyecto comprado por Netflix es una película histórica sobre los Navy Seals norteamericanos.

De acuerdo al reporte de THR, la compañía de Ridley Scott, Scott Free Films, que también esta detrás de la serie dramática Taboo protagonizada por Hardy, será la encargada de producir. Los detalles son escasos, pero se ha confirmado que War Party esta basada en eventos reales y contará la historia de SEALS (marinos) de la vida real.

El cineasta Andrew Dominik (The Assassination of Jesse James by the Coward Robert Ford) dirigirá la película y co escribirá el guión junto a Harrison Query. Se dice que Netflix venció en la carrera por la compra de los derechos a Amazon, Universal y Lionsgate.

Sin lugar a dudas Netflix esta muy interesada en involucrarse en el prestigioso grupo de creadores de películas de guerra, que se traduce en la intención de obtener un Óscar. El servicio de streaming y ahora estudio gastó alrededor de $30 millones de dólares en la próxima cinta de Brad Pitt, War Machine, que se estrena el 26 de mayo.