Polémica o no por su parecido con El Libro de la Vida, Coco está llena de color, alegría y hasta tristeza que retrata de una manera muy hermosa el folklore mexicano. Aunque en lo personal no me hizo mucha gracia su comparación de la entrada al mundo de los muertos con los tramites migratorios que existen en la frontera entre México y Estados Unidos.

Adorada por muchos, Coco muestra el viaje de un un niño llamado Miguel, pero sobretodo de su familia, para que acepten su afición por la música. Como muestra de apreciación a la película de Pixar, se han creado 30 murales en la Ciudad de México para rendirle tributo a este largometraje animado.

Los autores de estos murales son 10 artistas que forman parte del colectivo de arte urbano TUYI que participa en el programa “México Bien Hecho” en dónde la compañía de pinturas Comex les presta muros que sirvan como lienzos para el arte, recuperando espacios que fortalezcan el tejido social.

Las 30 representaciones se realizaron en 13 ubicaciones entre las colonias Escandón y San Miguel Chapultepec. Si gustas y eres aventurero puedes recorrerlas todas a pie, o si no vives en esa zona del país puedes disfrutar algunos de estos trabajos debajo de estas lineas: