El director Neil Marshall (The Descent, Game of Thrones) ha encontrado a su villana o mejor dicho a su Reina de la Sangre (Blood Queen) para el reboot de la franquicia de Hellboy y se trata ni mas ni menos que de Milla Jovovich. En esta nueva visión cinematográfica del cómic de Mike Mignola, David Harbour (Stranger Things) será el encargado de personificar al demonio rojo, interpretado antes por Ron Perlman en las dos películas que dirigió Guillermo Del Toro.

Jovovich es una veterana del género de ciencia ficción, pero siempre ha sido “de los buenos” en películas como Ultravioleta, El Quinto Elemento y la franquicia de Resident Evil. En esta ocasión le toca interpretar a la mala, ni más ni menos que a la Reina de la Sangre, conocida previamente como Nimue y la Dama del Lago en los cómics. Se presume que era la mejor de todas las brujas británicas.

Nimue vivió durante el reinado del Rey Arturo y fue amada por Merlin, quien le contó todos sus secretos. Ella utilizó este conocimiento para aprisionarlo en una tumba por toda la eternidad. Pero sin Merlin para guiarla, el conocimiento mágico de Nimue la enloqueció y eventualmente comenzó a adorar al malvado Ogdru Jahad. Su locura fue tan grande que todas las demás brujas la asesinaron, la cortaron en muchos pedazos y la dispersaron por todo el mundo. Sin embargo, las piezas siempre se reunían así que las brujas las encerraron en una caja de madera y las enterraron muy profundamente.

Siglos después fue revivida por orden de las brujas que buscaban una nueva líder. Hellboy desterró a su anterior líder, Hecate y rechazó el ofrecimiento del puesto. Utilizando la sangre de todos los habitantes de una villa, Nimue volvió a la vida como La Reina de la Sangre.

La historia es oscura, muy al estilo de Hellboy y es casi un hecho que será clasificación R. Dándole a Marshall la libertad de hacer la película que realmente desea.

  • Hellboy: Rise of the Blood Queen se estrena en 2018