La actriz Kaya Scodelario dice que volverá a embarcarse con los Piratas del Caribe y hasta tiene una idea de hacia donde llevar su personaje aunque aún no haya recibido el guión de la película. Scodelario se unió a la franquicia en la quinta película, La Venganza de Salazar” como Carina Smyth, una astróloga que se enreda en aventuras con el capitán Jack Sparrow (Johnny Depp) y Henry Turner (El hijo de Will y Elizabeth).

Durante la búsqueda del tridente de Poseidón, conoce a su padre – SPOILERS – el Capitán Barbossa (Geoffrey Rush) y descubre quién es ella en realidad.

La película dirigida por Joachim Rønning y Espen Sandberg terminó con un final feliz, liberando a Will (Orlando Bloom) de la maldición del Holandés Errante y con un romance entre Carina y Henry. Pero la escena al final de los créditos amenazaba con el regreso de Davy Jones.

Scodelario habló recientemente con Screen Rant:

“Bueno, cuando firmé para la primera (Piratas del Caribe 5), firmé por dos películas. Así que estoy obligada por contrato, pero me encantaría (hacerlo). Creo que hay mucho que podríamos hacer. Me gustaría ver que Carina tome el lugar de Barbossa en el mar y que tuviera una tripulación de piratas completamente femenina.”

Sin embargo esto no es una confirmación de que Piratas del Caribe 6 sea un hecho:

“Sería muy divertido regresar. Fue una experiencia maravillosa filmarla… que tanta gente la viera y encontrara diversión en ella – a través de generaciones. La gente disfruta de estas películas y… la gente aún quiere verlas – Creo que es importante que nos aseguremos de que sea buena, que la gente la quiera y que tengamos el guión correcto, me encantaría ser parte de ella. Pero hasta ahora, no he escuchado nada.”

Como les habíamos comentado en entregas anteriores, el productor de la franquicia Jerry Bruckheimer, aseguró que el futuro de Piratas del Caribe 6 dependerá de como sea recibida La venganza de Salazar en su estreno en formatos caseros. Piratas del Caribe 5 recaudó $794 millones de dólares en todo el mundo con un presupuesto de $230 mdd, contando los gastos de marketing, la película puede considerarse como redituable. El problema es que sólo el 21% de los ingresos ($172 mdd) fueron de la taquilla de Estados Unidos, convirtiéndola en la peor de la saga por un amplio margen y una de las películas menos redituables (localmente) del 2017. Lo que sugiere que la película no conectó del todo con su audiencia.

Aunque si tomamos en cuenta la taquilla global, más bien uno pensaría que el público norteamericano, este año no está para películas, ha sido el peor de la última década.