En 2009, James Cameron revolucionó la tecnología en el cine con la llegada de Avatar, una cinta de ciencia ficción considerada como una de las más avanzadas tecnológica y visualmente de todos los tiempos. Se consolidó como una mega éxito y ocho años después, aún mantiene el récord como la más taquillera de todos los tiempos con la imbatible cifra de $2.8 mil millones de dólares en todo el mundo. También recibió elogios de la critica y obtuvo tres premios Óscar en 2010.

Gracias a Avatar, el cine 3D regresó a nuestra vida y propulsó la creación de miles de dispositivos caseros para disfrutar de esta tecnología. Lamentablemente siete años después estas innovaciones se están abandonado y parte del retraso de las secuelas de Cameron, se debe principalmente al interés del visionario cineasta de perfeccionar el cine 3D sin lentes.

Cameron se ha caracterizado por romper récords con cada película que estrena. Y en el caso de Avatar, no sólo planea lanzar una secuela, sino cuatro. Pero la incertidumbre ha rodeado el proyecto hasta el día de hoy en que Comicbook.com se percató de que el sitio My Entertainment World que constantemente se actualiza con calendarios de cintas y locaciones para grabaciones, marcó en su calendario el 15 de agosto como fecha de inicio de producción.

El reporte revela que las cámaras comenzarán a rodar en Manhattan Beach, California, sin detalles sobre si la producción se trasladará posteriormente a Nueva Zelanda, dónde se filmó gran parte de la primera entrega. Se había corrido el rumor previamente de que la fecha de arranque sería en el verano, así que parece que todo está en orden.

No se tienen grandes detalles sobre la trama de Avatar 2, salvó lo que en el pasado comentó Sam Worthington, quien interpreta al ex marine Jake Sully:

Avatar 2 se desarrolla ocho años después de la cinta original, en un mundo más extenso y se enfocará en la nueva familia de Sully, quien transfirió por completo su conciencia a su avatar Na´vi para formar una nueva vida con la princesa Neytiri (Zoe Saldaña) después de derrotar a los colonizadores humanos.