Es un buen momento para ser Quentin Tarantino. Toda su vida había trabajado con la compañía de Harvey Weinstein y ahora que ha caído en desgracia acusado por casi todas las mujeres de Hollywood y otras latitudes por comportamiento inapropiado y hasta violaciones; Tarantino está en busca de un nuevo estudio para su próximo proyecto, una película situada en 1969 que tiene como trasfondo los asesinatos de la Familia Manson.

Pues 3 estudios son los que están cortejando al otrora llamado “enfant terrible” para que decida trabajar con ellos y no son pequeños nombres independientes. Se trata ni más ni menos que de Warner Bros., Paramount y Sony. Este selecto grupo no sólo está colocando su alfombra roja y se ponen sus mejores trajes cuando son visitados por Tarantino sino han llegado a ciertos extremos con tal de llenarle el ojo.

Un reporte reciente publicado por Variety describe lo que hizo Warner Bros. para destacarse del resto. A sabiendas de que la penúltima película de Tarantino se ubica en 1969 decidieron ambientarse de acuerdo a la situación:

“Cuando Tarantino llegó al estudio ubicado en Burbank, encontró la entrada circular frente al edificio administrativo adornada con automóviles de finales de los 60´s. El logotipo que WB utilizaba en 1969 estaba colocado en la marquesina fuera del estudio, y la sala de conferencias ejecutiva había sido arreglada con muebles de la época y en las paredes había propuestas de pósters de la película.”

El último detalles es muy extraño, pues la película aún no tiene titulo, debió haber sido una pesadilla para el equipo de diseño de Warner. Mientras tanto en Sony, Tom Rothman intentó sorprender a Tarantino exaltando las habilidades de marketing sin paralelo de la empresa:

“Sony realizó una presentación multimedia discutiendo como manejarían el lanzamiento de la película, exaltando lo que consideran son sus ventajas sobre la competencia. El jefe del estudio (Rothman) utilizó el tiempo que tuvo con Tarantino para alabar al equipo de marketing de Sony y los esfuerzos que ha realizado la compañía para incrementar su distribución internacional”

Lo siento Rothman, pero con labia no vas a convencer al rey de los debates. Tarantino no es ningún niño que puedan engañar con bla, bla, bla… Así que yo iría descartando a Sony.

Desafortunadamente no hay detalles sobre lo que Paramount hizo cuando recibió a Tarantino, pero su intención de sumarse al triángulo amoroso esta bien declarada. El reporte de Variety reveló otros interesantes detalles:

“Tarantino quiere un presupuesto cercano a los $100 millones de dólares. También quiere ganancias de primera mano, esto significa que recibirá una parte de las ganancias del estudio antes de impuestos, así como decisión sobre la versión final de la película.”

$100 millones podría parecer mucho dinero, pero eso es precisamente lo que se gastó en Django Unchained. Si tomamos en cuenta que actores como Margot Robbie, Samuel L. Jackson, Leonardo DiCaprio y Brad Pitt ya han aceptado participar en el proyecto, es dinero bien gastado.

Cualquier estudio que conquiste a Quentin Tarantino tendrá un éxito asegurado en sus manos. Lo triste es que tanta adulación a una persona ya ha hecho que otros se sientan insignificantes. Como Seth Rogen que dijo en twitter:

“Me acabo de dar cuenta de lo poco que cada estudio ha querido en verdad las películas que he hecho.”