Este es el primer avance en forma para la nueva película de Pixar y Disney con temática mexicana: Coco. La vibrante fantasía sobre el poder de la música, la familia y el recuerdo de aquellos que nos dejaron toma la cultura detrás de El Día de Los Muertos como contexto.

En Coco, un solitario niño encuentra un vinculo con el pasado utilizando un instrumento de cuerdas (una guitarra) y se embarca en una maravillosa aventura acompañado de su mascota, a un mundo solo conocido en las leyendas. Esperen, un momento, ¿no es esa la misma historia de Kubo y la Búsqueda del Samurái (Kubo and the Two Strings)?

La verdad es que sí, Coco transporta la historia de Kubo de Japón a México y luce también extrañamente familiar a El Libro de la Vida (2014) del director Jorge R. Gutiérrez producida por Guillermo del Toro. Ciertamente, Coco es una de las historias animadas que sigue al pie de la letra la formula de Pixar y Disney, pero no es nada original. Algunos incluso han llegado a compararla al Viaje de Chihiro de Studio Ghibli, pero eso ya es exagerar.

Es notable que Disney no haya lanzado un avance en español latino al mismo tiempo que el original en inglés, pero si lo hizo en castellano:

El parecido ha El Libro de la Vida, ya es descarado, como explicamos en este artículo del 2016, pero incluso ahora cuando vi al niño, Miguel, en soledad viendo una antigua grabación de su héroe, recordé la misma situación en la que se encontraba Wall-e antes de que llegará EVA en la cinta Wall-e.

Arriba: Wall-e, Abajo: Coco.

Trama oficial de Coco:

Miguel (Anthony González), es un joven mexicano con sueños de convertirse en un músico profesional, como su ídolo, el difunto Ernesto de la Cruz (Benjamin Bratt), a pesar de que su familia tiene prohibida la música. Miguel eventualmente se embarca en un viaje por La Tierra de los Muertos y con la ayuda del amigable y confiable esqueleto Héctor (Gael García Bernal) busca a de la Cruz.