¿Recuerdan la cinta animada de 1989 dirigida por Don Bluth llamada Todos los Perros van al Cielo (All Dogs Go to Heaven)? Era una oscura alternativa al entonces cine rosa y suave de Disney.

En esta película, Charlie, un pastor alemán granuja y estafador que fue asesinado por su antiguo socio recibe una segunda oportunidad justo en las puertas del cielo. Gracias a la ayuda de fiel amigo Itchy y una niña huérfana llamada María, Charlie buscará literalmente ganarse el cielo.

Si la premisa de la cinta es que todos los perros van al cielo, es de entenderse que la siguiente escena hubiera sido eliminada del corte final. En ella, vemos a Charlie tener una pesadilla en la que es enviado el mismo infierno. Lleno de canes aterradores y un perro diablo que nos hubiera traumatizado de por vida. Claramente entendemos porque fue eliminada. Hay limites que simplemente no se deben de cruzar.