“Quiero perfeccionarme a mi mismo” dijo el “muñeco Ken Humano” al insistir que continuará sometiendo a cirugías a pesar de que no puede respirar bien. En algún punto, Rodrigo Alves, decidió mejorar su aspecto, pero todo escaló y llegó hasta otro nivel.

En una presentación con el programa “This Morning”, el adicto a las cirugías, que dice que no es adicto, le dijo a los anfitriones que el julio pasado se sometió a una reconstrucción de nariz con una parte de su costilla, que mejoró las cosas, pero aún no puede respirar al 100%.

“Solo quiero perfeccionarme a mi mismo y ser físicamente la mejor persona con la ayuda de la cirugía plástica.”

Alves explicó que seguirá teniendo cirugías, pero ahora para reparar daños. “He tenido 8 operaciones en la nariz y es un efecto dominó… no puedo respirar y tengo que operarme para reparar eso. Es como teñirte el cabello.”

Rodrigo también habló sobre el apodo que se le ha dado: “Me pusieron Muñeco Ken Humano hace tres años, pero personalmente creo que no luzco como un muñeco.

Así era Rodrigo Alves.

¿Adicto? Rodrigo Alves asegura que no lo es. “No hay tal cosa como ser adicto a la cirugía plástica. Sólo es algo constante, es como poner un adorno en un auto. La mayoría de nosotros tratamos de cambiarnos de alguna manera, yo lo llevé a otro nivel.”

“Soy una persona completamente diferente ahora, no sólo físicamente, sino espiritual y mentalmente.”

El aspirante a conductor de televisión fue cuestionado sobre como ha logrado pagar más de $10 millones de pesos (£400,000) en cirugías cometidas. Rodrigo tuvo una respuesta muy sencilla: “Mis abuelos me dejaron una propiedad y he heredado una buena cantidad. Mis ingresos provienen de ahí.”

“Solía ser un asistente de vuelo, pero ahora quiero estar en televisión. Espero que la gente pueda ver un lado diferente de mi vida que no es la cirugía plástica en los dos programas en que he aparecido.”

Rodrigo admitió previamente que deliberadamente subió de peso como requisito para realizarse una de sus múltiples cirugías.