Este es el mejor ejemplo de la autentica necesidad de crear. Este curioso artefacto que utiliza 2000 canicas es obra del músico sueco Martín Moli, mejor conocido como Wintergatan.

A través de la integración de piezas de madera, engranes y partes de instrumentos, esta complicada caja musical hecha a mano reproduce sonidos de bombo, bajo, vibráfono y otros instrumentos. Por medio de canales, tubos y embudos, las canicas recorren una trayectoria hasta chocar con placas de metal, lo que produce el sonido de notas musicales.

Wintergatan comenzó la fabricación del instrumento en otoño de 2014, puede checar el proceso de elaboración en su canal de Youtube “Wintergatan“.